Potosinoticias.com
Opinión PORTADA

Mesa Revuelta/Ugalde y el presupuesto

 

Javier Padrón

La salida del secretario José Luis Ugalde del gabinete ha sido tan largamente cantada, que hasta ya parece un choteo y a lo mejor se queda.

Desde el inicio del sexenio carrerista alguien ya lo quería fuera, se intentó con la filtración de un incómodo audio, en el que conversa —en plena campaña por la gubernatura contra la panista Sonia Mendoza— con el recién fallecido dueño del tabloide El Mañana, Pascual Oyarvide, en términos “políticamente incorrectos”, por decirlo suavecito, sobre Juan Manuel Carreras.

Ugalde acudió muy decidido a la Fiscalía General a presentar denuncia, la escucha clandestina de llamadas telefónicas es un delito, no pasó nada. Carreras aguantó vara.

A los “filtradores”, que buscaban ayudar, se supone de manera genuina al gobernador, se les cebó su principal arma contra Ugalde, los compromisos de campaña ya se habían agotado, era tiempo de que el gobernador armara su propio gabinete, el que resultó de los amarres políticos y financieros de la campaña, ya no tenía razón de ser, se la pellizcaron.

Es común que la comentocracia doméstica justifique que no se han logrado los grandes avances porque a Carreras se le impuso un gabinete ajeno.

En la lista de los secretarios “non gratos”, también estaba Alejandro Leal Tovías y otros que, de acuerdo a los “filtradores, no permitían a Carreras desplegar su proyecto político y de gobierno, le echaban mosca, por lo que su salida se planteaba como forzosa, se van o se van.

Ugalde, a cargo de los dineros y Leal, de la política interna, representaban un obstáculo para un grupo de poder que se atribuye el ascenso de Carreras, más allá incluso del doctor Fernando Toranzo que lo escogió sobre un exagerado número de prospectos que se consideraban aptos para ocupar la principal silla palaciega, que seguramente ya no es la que fabricó Jorge Unna.

Con el tiempo el gabinete se afianzó, los golpes internos cesaron quizá por intervención de Carreras, al menos al nivel del que recibió Ugalde, que fue un gancho al hígado. El gabinete se ha mantenido sin cambios drásticos, ha habido algunas bajas, como la de Adrián Vázquez, de Comunicación Social; las y los titulares de las secretarías se perfilan a continuar a pesar de que hay casos en los que nomás están de adorno, como en la SEDESORE, la SEGAM…

Que Ugalde tiene hechas las maletas desde hace tiempo, que se irá de consultor privado a la CDMX, ya es del dominio público.

Que le hubiera gustado ser candidato a senador para posicionarse para el 2021 y le cerraron la puerta, debería estar agradecido, se ahorró la vergüenza por la que pasó el empresario Mahbub, un navista morenista, una señora gallardista y un panista de bajo perfil lo borraron del mapa.

Con el presupuesto federal definido y por aprobarse el presupuesto estatal, Ugalde ya cumplió con su tarea, y les acaba de explicar con peras y manzanas a los diputados de la Comisión de Hacienda del Congreso del Estado cómo viene el gasto para el 2019 para que se apruebe sin chistar, sí fue claro en que se tiene que cubrir una delicada deuda con el sector magisterial, al que se le han escamoteado pagos y pensiones de manera deliberada desde el sexenio pasado.

Si entonces el secretario de Finanzas está haciendo su chamba para que lo deja ir Carreras, ¿por qué no se deshace de los que lo hacen ver mal en las mediciones nacionales del desempeño de los gobernadores del país?

No suena lógico, no es que uno abogue por el rioverdense, al que ni siquiera conocemos, solo vemos que es hábil en su oficio y sabe granjearse a la prensa, que se sepa no es un funcionario que ande buscando conflictos. Sí se le echa en cara que cuando atoraron a Ramón Cervantes en los tiempos de Leopoldino Ortiz Santos por delitos contra la salud, cooperó con la PGR para salvar su pellejo ya que era el contador del imperio que había levantado su paisano con el eslogan de la “cultura del esfuerzo”.

A la larga, el abogado Eduardo Izar logró la exoneración de Cervantes, todos sus bienes se los regresaron, le pegaron a la mala.

Si Ugalde se va, ¿a quién pondrán en su lugar? ¿A Juan Ramón Nieto Navarro?, actual enlace legislativo, abogado fiscalista, formado por el memorable “Ché Manolo”; se le atribuye como tesorero municipal el haber contraído deuda con Mario García sin haber leído la leonina letra chiquita, no pone atención en los pequeños detalles que son importantes, aunque ya ha sido secretario de Finanzas.

Otro que se menciona es Manuel Algara Cossío, director de Planeación y Presupuesto de la Secretaría de Finanzas, de familia navista y panista que se acomoda con el PRI sin problemas. En el gobierno de Horacio Sánchez habría sido destituido por el mal manejo de un fondo indígena que reclamó el ahora senador de la #4T, Primo Dothé Mata.

Puede haber otros considerados para relevar a Ugalde, el nombre del elegido solo lo sabe el gobernador Carreras.

Notas Relacionadas

Atlético de San Luis se mete a zona de calificación

PotosíNoticias

Guardia Nacional carece de enfoque preventivo, reprocha Ruffo Appel

PotosiNoticias

Ozzy más vivo que nunca, dice su hija

PotosiNoticias

Déjanos tu Comentario