Potosinoticias.com
Opinión PORTADA

Mesa Revuelta/ Ebrard en la sucesión potosina

En el proceso sucesorio estatal del 2021 el canciller Marcelo Ebrard podría ser un factor de presión para favorecer o imponer al candidato de Morena a la gubernatura potosina, o para generar conflictos poselectorales si lo dejan fuera del pastel.

La corriente camachista, en la que se formó Ebrard, no se extinguió con la muerte de su líder Manuel Camacho Solís (1946-2015), el canciller es el heredero junto con el potosino Enrique Márquez Jaramillo, quien se consideraba la “conciencia de Camacho” y ahora despacha como funcionario cultural de la Secretaría de Relaciones Exteriores, luego de un periodo gris en el que fungió como asesor del gobierno carrerista.

Otros potosinos cercanos al camachismo son los exgobernadores Fernando Silva Nieto y Horacio Sánchez Unzueta, siempre hábiles para acomodarse en las coyunturas electorales.

El camachismo no ha sido ajeno a la política potosina, con el aval de Carlos Salinas de Gortari en 1991 fue la corriente priista que impuso como candidato a Fausto Zapata Loredo con el desenlace de todos conocido, por lo que la fachada de progresista que ha explotado durante décadas solo es eso, una mera apariencia.

Hasta después del asesinato de Luis Donaldo Colosio, el camachismo fue uno de los brazos políticos de Carlos Salinas, del que recibieron cargos de elección popular, secretarías y la regencia de la Ciudad de México.

La ruptura de Camacho con Salinas se encaminó a la búsqueda de otros espacios políticos para seguir activos, así los camachistas fundaron un partido de corte socialdemócrata que fue un rotundo fracaso, por lo que optaron por hacer una alianza con AMLO desde que éste presidió el PRD.

Ahora que forman parte de la cúpula de la #4T, es un hecho que tratarán de influir en la designación del candidato de Morena a la gubernatura, y Ebrard le susurrará al oído al Presidente Andrés Manuel López Obrador para tratar de convencerlo de lo que más le conviene a San Luis Potosí: el proyecto político que armen Horacio, Fernando y Enrique.

Ebrard es un político profesional y tiene —como Esteban Moctezuma, Ricardo Monreal y Claudia Sheinbaum— la aspiración de suceder a AMLO, y le sería benéfico para su ambición influir en los procesos electorales del interior del país e ir ganando entidades y aliados políticos.

LOS SUSPIRANTES

Al superdelegado Gabino Morales los camachistas lo ven con indulgencia, no lo consideran un aspirante serio a la candidatura y podrían hacerlo a un lado sin mucho esfuerzo; el círculo que rodea al funcionario federal —principalmente la familia Arreola— no duda de que cualquier crítica o denuncia en su contra proviene del prinavismo.

Si la aspiración de Gabino es una broma, la del magistrado Juan Ramiro Robledo es para tomarse en serio, es enemigo histórico del grupo de Horacio que le impidió llegar al Palacio de Gobierno cuando dominaba el viejo PRI por lo menos en tres ocasiones.

A Robledo se le atribuye una alianza con el senador Monreal para el 2021, esta versión coloca al secretario de Gobierno, Alejandro Leal, como un operador político de este proyecto, además de los macabeos y entre los chalanes figuran entre otros José Antonio Lorca, sobrino político del gobernador Carreras, y Juan Carlos Velázquez, expanista que fue candidato a la alcaldía soledense por Morena.

Monreal, a través de su suplente Alejandro Rojas Díaz Durán, ya mandó un mensaje este lunes 20 en un video en el que se rechaza al gallardismo como el nuevo aliado de Morena desde el PVEM, brinco circense del que no debe ser ajeno el coordinador de la bancada en San Lázaro, Mario Delgado.

Hay otros aspirantes como el delegado “metropolitano” Leonel Serrato, más cercano a Horacio que al ánimo de AMLO que no lo tiene en su radar; el senador Primo Dothé Mata, también del círculo horacista; es evidente el abanico de posibilidades que tiene el exgobernador para intervenir dentro y fuera de Morena en el 2021 con el apoyo del canciller Ebrard.

El alcalde capitalino Xavier Nava sería la apuesta principal de Horacio, por la condición de independiente lo mismo puede ser candidato de Morena o del PRI o el PAN, o de estos dos últimos en una alianza pragmática, se formaría un gran polo opositor si fracasa un arreglo con AMLO.

En ese escenario, adverso al prinavismo, no dude usted que vuelva la inestabilidad y los conflictos políticos, y la solución sería un acuerdo inevitable con Sánchez Unzueta para que vuelva la paz y la concordia entre los potosinos como en los buenos tiempos del presidencialismo priista.

El que no figura en las columnas periodísticas ni en las “encuestas patito”, es el notario Eduardo Martínez Benavente, debe ser considerado porque es un amigo personal de AMLO, tiene una foto de éste en su oficina al lado de una del doctor Nava, hay confianza mutua, aplicaría la austeridad republicana y el combate a la corrupción, la coyuntura le es propicia.

Como candidato de Morena, “El Guacho” aglutinaría diversas fuerzas políticas, sobre todo el navismo pero por sus posturas y trayectoria política, suponemos que marcaría distancia con Horacio y su grupo que representan los peores vicios del PRI, a menos que sea necesaria una alianza para cerrarle espacios al gallardismo y otras fuerzas políticas que consideran indeseables y están en un claro proceso de reinventarse a la sombra de la #4T.

Por último, en Morena tampoco se debe descartar al alcalde de Ciudad Valles, Adrián Esper Cárdenas, es un magnate que no cobra sueldo, llegó por la vía independiente que en el 2021 ya estará en desuso para acceder al poder, puede ser otra opción de los camachistas potosinos que encarnan el prinavismo y tienen línea directa con el canciller Ebrard. [Javier Padrón]

Notas Relacionadas

Cada vez más mexicanos realizan compras y pagos por internet

PotosíNoticias

CFE calcula pérdidas de casi 60 mil MDP por robo de luz

Potosinoticias .com

No hay problemas de abasto de gasolina en SLP, asegura Onexpo

PotosiNoticias

Déjanos tu Comentario