Potosinoticias.com
Opinión PORTADA

Mesa Revuelta/La renuncia de Sebastián Pérez

Desde antes de que el secretario general, Sebastián Pérez García, ordenara el alevoso e inhumano trato a la oficial del Registro Civil, María Teresa Carrizales, su permanencia en el cargo se había vuelto innecesaria cuando el alcalde Xavier Nava destapó a Óscar Valle Portilla como su favorito para la sucesión, al moverlo de la Oficialía Mayor a la Dirección de Desarrollo Social.

Ahora que mostró su lado violento y misógino, si tuviera algo de dignidad y decencia, ya habría presentado su renuncia de mutuo propio y no esperar a que el conflicto crezca y se malgaste más la imagen de este gobierno panista-navista que presume actuar con apego a la legalidad y tener un carácter humanista, en los hechos actúa como lo hacía el gobierno priista represor de los años 60.

Hasta el dirigente estatal del PAN, Juan Francisco Aguilar Hernández, al darse cuenta de la barbaridad cometida por Sebastián Pérez en contra de una indefensa y solitaria mujer, consideró excesivo el procedimiento y aunque trató de deslindarlo de la felonía cometida, culpando de todo al comisario Edgar Jiménez Arcadia, el mensaje fue claro para el secretario general: ya no le sirves al alcalde Nava, le estás generando problemas por tus torpezas.

Ante estos hechos lamentables, la preocupación en el PAN se está generalizando, no quieren cargar con los excesos de Sebastián Pérez: la regidora Karina Benavides Ávila, quien se había caracterizado por su uso frívolo de las redes sociales, abrió por fin los ojos a la realidad y manifestó:

“La violencia no debe ser tolerada bajo ningún argumento, el respeto a los derechos humanos de las personas debe estar por encima de cualquier situación que se presente en el ejercicio de la función pública”.

Solidaria con la abogada María Teresa Carrizales, anunció que solicitará al Cabildo que se realice una investigación de lo ocurrido y que jamás se vuelva a repetir. Otros partidos, como el PVEM y el PRD se pronunciaron por la renuncia inmediata de Sebastián Pérez y su obediente comisario Jiménez Arcadia.

La CEDH se sacó la espina de ser tapadera de los violadores de los derechos humanos y señaló lo siguiente en un boletín de prensa: “el director Edgar Oswaldo Jiménez Arcadia, comprobando que fue este servidor público quien ordenó el uso de la fuerza, sin que mediara orden judicial alguna que legitimara su actuar.

“Por lo que la CEDH inició expediente de queja contra la Dirección de Seguridad Pública por violentar los derechos humanos a la legalidad, a la integridad y seguridad personal y al trato digno; la víctima ya acudió ante este Organismo Autónomo para formalizar su queja.

“Esta Comisión Estatal de Derechos Humanos condena el exceso en el uso de la fuerza pública por los elementos de la policía municipal de San Luis Potosí, haciendo evidente su nulo respeto por los derechos humanos”.

El jefe policíaco, que ha resultado una nulidad, solo obedeció órdenes directas de su jefe inmediato Sebastián Pérez García, cuya permanencia en el cargo ya es insostenible, sus horas están contadas como segundo en el organigrama municipal, si continúa como si nada hubiera pasado, el costo político para la administración del alcalde Nava será muy costoso. (Javier Padrón)

Notas Relacionadas

Incendio forestal en Mexquitic no ocasionó daños a zoológico: PC

PotosíNoticias

Continúa operativo “Centro Ordenado” para controlar comercio informal

Potosinoticias .com

Cierran parques Tangamanga por fuertes vientos

Potosinoticias .com

Déjanos tu Comentario