Potosinoticias.com
Global

G7 promete 30 mdd para combatir los incendios en el Amazonas

Las naciones que integran el Grupo de los Siete (G7) prometieron este lunes destinar alrededor de 30 millones de dólares para ayudar a los países de la cuenca amazónica a combatir los incendios en el bosque, incluso después de que el presidente brasileño Jair Bolsonaro los acusó de tratar a la región como una ‘colonia’.

El compromiso por parte de los países incluye 20 millones de dólares por parte del G7 y 11 millones de dólares adicionales del primer ministro canadiense Justin Trudeau. Canadá también ha ofrecido enviar aviones bombero a Brasil.

Los fondos fueron vistos como una cantidad relativamente pequeña para tratar una crisis ambiental de esa magnitud, y de momento no quedó claro cómo sería administrado el dinero. El ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, dijo que la ayuda es bienvenida y que Brasil debería ser el encargado de decidir cómo se utilizan los recursos.

Los compromisos internacionales surgieron pese a las tensiones entre los países europeos y el presidente brasileño, quien insinuó que las naciones de Occidente querían explotar los recursos naturales de Brasil.

“Miren, ¿alguien ayuda a alguien sin esperar algo a cambio? ¿Qué han querido ahí desde hace tiempo?”, comentó a los periodistas afuera del palacio presidencial.

Bolsonaro ha insultado a adversarios y aliados políticos, ha ofendido a mujeres, negros y homosexuales, e incluso ha alabado a la dictadura del país que transcurrió de 1964 a 1985. Pero nada de eso ha causado tanto enojo a nivel nacional e internacional como su respuesta a los incendios que devoran la región de la Amazonía.

El mandatario inicialmente cuestionó si grupos de activistas habían provocado los incendios con el fin de dañar la credibilidad de su gobierno. Bolsonaro ha pedido menos regulaciones ambientales para el bosque tropical más grande del mundo para estimular el desarrollo.

En respuesta, los dirigentes europeos amenazaron con bloquear un importante acuerdo comercial con Brasil que beneficiaría los mismos intereses agrícolas acusados de impulsar la deforestación.

El impacto de los incendios y del humo ha repercutido en la vida de muchas personas en la cuenca del Amazonas. El aeropuerto de Porto Velho, capital del estado de Rondonia, estuvo cerrado por más de una hora el lunes por la mañana debido a la poca visibilidad. El domingo, un partido de fútbol de la segunda categoría de la liga nacional fue suspendido brevemente debido al humo en Rio Branco, capital el estado de Acre, mientras las llamas arrasaban con un campo afuera del estadio.

El presidente francés Emmanuel Macron continuó este lunes su disputa con Bolsonaro, quien ha respaldado una publicación en Facebook que insulta a la esposa del francés. Macron acusó al mandatario brasileño de faltar a una reunión programada con el ministro de Exteriores de Francia a causa de una cita con un barbero y reiteró que Bolsonaro le había mentido.

“Es triste. Primero por él y luego por los brasileños”, comentó Macron.

Miles de personas han protestado en ciudades a lo largo y ancho de Brasil y afuera de las embajadas brasileñas en todo el mundo. El hashtag #PrayfortheAmazonia (Recen por la Amazonía) se ha convertido en tendencia mundial.

Bolsonaro ha anunciado que enviará 44 mil soldados para tratar de apagar las llamas, que en su mayoría parecen arder en zonas deforestadas, quizás ilegalmente, para labores agrícolas o ganaderas, y no en medio de la selva.

La maniobra fue bien recibida por muchos de sus críticos, pero algunos dijeron que no es suficiente y que se produjo demasiado tarde.

Hidroaviones del Ejército brasileño comenzaron a arrojar agua sobre las llamas en el estado de Rondonia el fin de semana, y cientos de los soldados prometidos fueron desplegados a la zona. Sin embargo, muchos brasileños salieron a las calles de Río de Janeiro y de otras ciudades el domingo para exigir que el gobierno haga más.

Los críticos dijeron que la gran cantidad de incendios que se han registrado este año han sido avivados por el estímulo que Bolsonaro ha dado a los agricultores, madereros y ganaderos para acelerar las labores para desmontar los bosques. Aunque ahora ha prometido proteger la zona, sus detractores señalaron que lo hizo únicamente por miedo a una crisis diplomática y a pérdidas económicas.

Durante la cumbre en Francia, los líderes del G7 anunciaron que han acordado crear de manera inmediata un fondo de 20 millones de dólares para ayudar a los países de la cuenca del Amazonas a combatir los incendios y lanzar una iniciativa mundial a largo plazo para proteger la selva tropical.

La canciller alemana Angela Merkel dijo que su país y otros hablarán con Brasil sobre la deforestación en la Amazonía una vez que se extingan los incendios.

No obstante, Alemania y Noruega recortaron recientemente decenas de millones de dólares en donativos para los proyectos forestales brasileños, alegando que el gobierno de Bolsonaro no está comprometido a reducir la deforestación.

Los incendios son frecuentes durante la temporada de sequía brasileña, pero los números aumentaron este año. El Instituto Nacional de Investigación Espacial del país, que monitorea la deforestación, ha registrado más de 77 mil incendios forestales en Brasil en lo que va del año, una cifra récord desde que el instituto comenzó a llevar la cuenta en 2013.

Dicha cantidad representa un aumento del 85 por ciento respecto al año pasado, o aproximadamente la mitad de los incendios que ha habido en la región, y más de la mitad se han registrado en el último mes.

Con información de AP.

Notas Relacionadas

Silencio y calles vacías, así vive Italia su cuarentena

PotosíNoticias

Fracasa la investidura de Pedro Sánchez en España

PotosíNoticias

Brasil supera los dos millones de casos de coronavirus

Potosinoticias .com

Déjanos tu Comentario