Potosinoticias.com
Opinión PORTADA

Mesa Revuelta/La generosidad de Larrea

 [Javier Padrón]

Uno de los hombres más ricos del país, Germán Larrea-Mota Velasco, dueño del Grupo México, de los financiadores de las campañas negras en contra del ahora Presidente AMLO, mandó un boletín de prensa para presumir que ha donado 30 ventiladores para los hospitales potosinos y más de 2 mil kits de protección personal.

En Charcas, donde tiene una mina de la que extrae zinc, cobre y plomo, ha repartido “100 kits completos de protección, 905 mascarillas N95, 670 batas desechables y 210 litros de alcohol en gel, entre otros insumos y materiales, además de casi 300 despensas […] instaló 20 lavamanos portátiles en distintos puntos del municipio y llevó a cabo labores de sanitización (sic) de espacios públicos”.

Es loable y debe reconocerse el gesto humanitario de este irredento apostador de carreras de caballos, no importa que sea poquito lo que ha donado y les escatime a sus trabajadores el reparto de utilidades en comparación con las millonarias ganancias obtenidas de sus negocios en el estado.

Pese a los agravios recibidos de Larrea, una de las primeras medidas de AMLO al tomar el poder fue expedirle un permiso para que la planta de Zinc, ubicada al surponiente de la ciudad, siga operando 50 años más, sin importar que está dentro de la mancha urbana y represente un peligro para la salud pública.

A AMLO se le olvidó consultar a los potosinos, los principales perjudicados, si estaban de acuerdo con este permiso. Fue una decisión política no técnica, no quiso tener más problemas de los que tiene ya con el magnate

El rostro humanista que pretende mostrar Larrea con sus donaciones se vuelve borroso si revisamos las décadas de contaminación del aire y suelo con su refinería de cobre en la Fracción de Morales, se negaba a cerrarla con el frívolo argumento de que su industria se instaló antes que las colonias adyacentes.

Finalmente la cerró en el 2010, no por un compromiso con el medio ambiente, la planta había cumplido su ciclo y vio otro negocio mejor en puerta, la comercialización de más de 600 hectáreas contaminadas y que remedió un equipo de la UNAM, un desarrollo urbano de alto impacto.

Es un proyecto multimillonario al que solo le falta que el alcalde Nava y el cabildo le otorguen el cambio de uso de suelo; se ha quejado, le han puesto trabas en la UAM pero al parecer ya se logró un acuerdo de beneficio mutuo: el próximo año habrá elecciones y más vale una alianza pragmática que una guerra estéril.

Ojalá Larrea tuviera imitadores de sus acciones sociales, el sector privado local sigue sin verse solidario con la población potosina, su prioridad es el reinicio de actividades de fábricas, comercios y servicios, y difunde un video con ese propósito; desde que comenzó la pandemia nunca se han reunido con el gobernador Carreras para decirle en qué pueden ayudarle, solo lo apoyan en contratar más deuda para beneficio de unos cuantos.

VILLARISTAS DICTAMINAN PREMIOS

El arquitecto Manuel Fermín Villar Rubio ya se fue pero su sombra sigue rondando de diversas formas la UASLP, como en el comité organizador del premio estatal de periodismo, es una de sus herencias. El gobierno estatal es el que aporta los recursos y el comité sanciona, aunque sus integrantes poco o nada sepan de este oficio. Al rector Alejandro Zermeño no le interesó una renovación, aire fresco y jueces competentes.

Este comité villarista es una ironía, porque si alguien se expresó con desprecio e ignorancia sobre la labor periodística, fue Villar Rubio.

Notas Relacionadas

Notimex exhibe a los artistas más beneficiados por el FONCA

Potosinoticias .com

Este martes el dólar se vende en bancos a 20.45 pesos

PotosíNoticias

Incendio forestal en Mexquitic no ocasionó daños a zoológico: PC

PotosíNoticias

Déjanos tu Comentario