Potosinoticias.com
Cultura PORTADA

Adriana Bandín, dramaturga terapeuta

Jorge Ramírez Pardo

Adriana es una mujer inteligente, fuerte y disciplinada. Ha oscilado con acierto lo mismo en la dramaturgia y la narrativa que en la puesta en escena de obras propias o de otros autores.

Reivindica –según se comprueba casi al final de este texto- el dicho del escritor chapaneco Eraclio Zepeda quien solía decir con frecuencia “narrar o contar algo es un acto solidario, escribir un acto solitario”.

En su escritura revolotean colibríes y maúllan gatos.

Su frase lema, dice, tomada, aprendida y aprehendida de la vida es: SOY, HAGO, TENGO, en ese orden.

Como directora teatrsal, ha llevado a escena: “Ofelia, el Fauno y el Laberinto”, adaptación propia de “El Laberinto del Fauno”, de Guillermo del Toro en 2008, y “Te juro Juana…que tengo ganas”, de Emilio Carballido, ambas con la Compañía de Teatro del Tec de Monterrey, Campus San Luis.

Ha dirigido y producido: “Intimidad”, de Hugo Hiriart en 2007; “Punto de Fuga”, adaptación propia de la obra “Las Vacas Flacas” de Héctor Azar en 2010; “Esto no tiene nombre”, acontecimiento cineteatrográfico en los Vagones del Museo del Ferrocarril, co-dirección con Anubis Alejandro en 2011.

Realizó la producción ejecutiva de las obras: “Fuenteovejuna-Acción colectiva”, dramaturgia y dirección de Juliana Faesler, 2011; y “Oscuro”, de Edgar Chías bajo la dirección de Marco Vieyra, 2012.

Su visión del teatro

Soy Adriana Bandín, dramaturga, terapeuta holística e instructora de yoga.

En las obras que escribo procuro que todas tengan fines o surjan de procesos terapéuticos.

En México hay gran diversidad teatral; me preocupa que haya más compañías y propuestas que público. Tanto que decir, tantas maneras de decirlo y pocos queriendo escucharlo.

El teatro debe reflejar, confrontar y provocar. Es la gran oportunidad de verse al espejo, darse cuenta y hacerse cargo de uno mismo y su entorno.

Puestas en escena de la autoría de Adriana Bandín

“Éxodo 14:30”, Dirección: Alberto Quintero.

Veo suelas desintegrarse en el concreto
Olfateo suelas fundirse en el chapopote
Escucho suelas maullar…

Un grupo de jóvenes se cita a las 2:30 p.m. para dejar atrás la comodidad de vivir con sus padres y encontrarse a sí mismos en un viaje a Real de Catorce. Un suceso inesperado los obliga a utilizar sus propios recursos económicos y humanos y, tal vez, reconocerse; los llevará a observar la libertad de los gatos, el cansancio de las botas de trabajo, la geografía de los cuerpos y la necesidad de morir para nacer, en otra vida…

Moscas en el techo

Dirección: Uriel Bravo

Peregrinaje dramático con acta de extranjería que crea un atajo para revelar la catástrofe que se advierte en la atmósfera contemporánea, pero que nadie quiere nombrar. El mar es el escenario perfecto, la escenografía imposible. Un texto en ese vacío sin la grandilocuencia de la palabra, logo alejado de la alegoría y enamorado del símbolo que es aquel pez, que sólo la sensibilidad atrapa. El mar, (la mar), es aquí el destino de tres mujeres en el exilio involuntario, contaminadas y contaminantes, hijas de Circe o acaso de una Medea sin hijos, pero lectora del futuro.

Plagas

Dirección: Laura Verzi, Foto: Brenda Carrillo

“Plagas”, comenta Adriana, pretende generar una reflexión en la condición de la mujer y el hombre. Somos unas esferas creadas por ambas partes. Esta obra le pongo cara de mujer, pero creo que los diálogos que dicen estas mujeres lo puede decir cualquiera. Las mujeres que aparecen en escena hacen un juego con el tiempo, representan el pasado y el presente; y estas voces teatrales cuestionan el sentido de la vida.

Mi labor como terapeuta holística consiste en sugerir a otros, siempre que ellos lo soliciten, las herramientas para liberar y comunicar sus emociones de manera adecuada a fin de mejorar su salud física y emocional. No hago nada que no se haya hecho ya pero sí lo hago a mi modo, desde mi propia experiencia de vida.

¿Elegiste al teatro o él a ti?

Debo decir que yo lo busqué primero, lo dejé, nos dejamos, fue él quien me volvió a buscar y, hasta donde va esta historia, entiendo que ambas partes hemos decidido llevar una sana relación en la que cada quien pone de su parte para lograr un equilibrio y hacer que funcione.

¿Hubo algún momento de crisis como para pensar en “colgar la toalla”?

¡Muchos! Incluso tiré la toalla más de una vez. Hay que dejarse llevar un poco por la vida, ésta suele ponerte enfrente aquello que es para ti o que requieres para tu crecimiento o experiencia en este plano.

¿Cómo llegas a la escritura para niños?

En la vida hay que tener los ojos bien abiertos.

He trabajado con niños desde hace 20 años, mis medios de supervivencia casi siempre han estado relacionados con los más pequeños, me apasiona la idea de saber que puedo contribuir de algún modo en su sano desarrollo. Elegí la dramaturgia porque me permite ser todo lo ermitaña que amo ser.

Momento de cuarentena

¿Qué te ocasiona la contingencia?

En lo individual me ha permitido disponer del tiempo que no siempre tengo para escribir. En lo grupal ha detenido procesos de montaje, la apertura de un espacio escénico. La contingencia me ha movido el piso para bien, me he visto obligada a soltar apegos y reinventarme en todos los aspectos, sobre todo el profesional.

¿Qué alternativas surgen de este acontecimiento?

Muchos hemos tenido que asirnos de herramientas de tecnología que no utilizábamos antes para sacar a flote nuestras actividades y solventar gastos, en lo personal he debido aprender a usar algunas y vencer el horror de pararme frente a una cámara. Sin embargo, me he dado cuenta de lo valioso que es tener al alcance de un click a personas de otros estados y países. Las distancias se acortan, el encierro físico deviene en viaje al interior, si lo que hay dentro es agradable, gozas. La cercanía que se percibe desde la virtualidad durante la cuarentena tiene cierta peculiaridad que ciertamente no tiene en días normales. Siendo honesta, no sentía lo mismo al ver teatro en video antes de esto, no sé si culpar a la nostalgia, pero no se siente la frialdad o aburrimiento de antes.

¿Has podido desarrollar alguna actividad en línea? ¿te genera algún beneficio?

Sí, cuento con dos libros en formato digital  a la venta en Amazon, “El Milagro del colibrí”, compendio de tres obras para niños con prólogos de Jaime Chabaud y Elman Trevizo, y “Moscas en el techo / Aquelarre”, obras de Dramaturgia Terapéutica con prólogo del maestro Uriel Bravo. También imparto clases de yoga y Dramaturgia Terapéutica para grandes y chicos en línea.

¿Esta crisis general algunas posibilidades de cambio?

Seguro que sí, a veces hay que alejarse para apreciar mejor el cuadro. Creo que este tiempo de reflexión nos vendrá bien, hace falta extrañar para valorar y replantear, dejar de lado los egos y unir fuerzas. Un proyecto muy bonito que pude aterrizar durante esta cuarentena es una serie de videos en los que, junto con un muy talentoso equipo de trabajo encabezado por Kevin Jáuregui, fusiono el yoga y la dramaturgia para peques, podrán verlo pronto en redes ya que obtuvimos el estímulo de secretaría de Cultura Federal para difundirlo y gracias a ello podremos producir más episodios.

Notas Relacionadas

Habrá cuatro corridas de toros en la FENAPO

PotosíNoticias

Cumple gobierno capitalino con transparencia en recursos públicos

PotosiNoticias

Mesa Revuelta/Acuerdos con la SEMANART

PotosiNoticias

Déjanos tu Comentario