Potosinoticias.com
Cultura PORTADA

Mirada empática a Karla Pontigo en busca de justicia de género

Jorge Ramírez Pardo

El cine está en sus años de cumpleaños 125, en esta entrega dedicada, se aborda una película documental mexicana/potosina.

Olivia Portillo es una realizadora fílmica documental con trayectoria andada. Su más reciente película, Justicia para Karla Pontigo, estrenada en redes de Internet hace 2 días, tiene un relieve particular:

  • Su contenido testimonial y estructura partió de una investigación académica.
  • La puesta en imagen y montaje son de una sobriedad sutil capaz de hacer a un lado presunciones autorales -efectos visuales y sonoros, e imágenes de violencia explícita y anecdotario- para centrarse en un propósito: la reconstrucción de un hecho criminal (en la guisa oficial disfrazado de accidente) acontecido hace 8 años, a partir del testimonio de Esperanza Luccioto y Fernando Pontigo, mamá y hermano de la víctima.

El lunes pasado 28 de junio, se realizó un panel introductorio y se exhibió la película documental. Durante la emisión en vivo, por Facebook, hubo una asistencia permanente promedio de casi 300 espectadores; tres horas después el portal donde se exhibió contaba con más de 5 mil vistas. A dos días de distancia, acumula 299 comentarios, ha sido 257 veces compartido, y cuenta con 8 900 reproducciones.

Opiniones prologales

Urenda Navarro, abogada, condujo un panel inicial y comentó: Parte del aprendizaje que nos deja la presentación de este documental para la reconstrucción del tejido rasgado por la violencia es que podamos reencontrarnos y reconocernos para construir cada vez más vínculos para enfrentar los procesos de violencia. Es parte de un proceso en demanda de justicia a hechos de feminicidio, emprendido por madres de víctimas acompañadas jurídicamente, con el respaldo de mujeres y de hombres en un proceso de definir y resignificar sus masculinidades.

Se ha avanzado en instrumentaciones jurídicas, pero persiste la corrupción y obstáculos en las instituciones para ejercerlas.

La reparación del daño no sólo es el reconocimiento de la verdad jurídica; está fuertemente vinculada a la memoria y está ligada a la capacidad transformadora. La memoria de los hechos es, ante todo, la reconstrucción de la verdad colectiva, y esta el principio para el retorno a vivir en comunidades libres de violencia.

Esperanza Luccioto: El video muestra tropiezos de las autoridades hacia nosotros. Llegamos a la Suprema corte, porque en el Estado nadie fue capaz de entendernos. No matan a la persona, sino a una familia completa. La lucha no sólo es por nuestras hijas y las hijas de otras madres, y de hombres que también tienen hijas. Han pasado ocho años y el dolor sigue, está aquí, y seguirá hasta el último día de mi vida. Pedimos justicia, nuestras hijas se lo merecen.

Irinea Buendía: mamá de Mariana Lima (ese día se cumplían 10 años de su asesinato).- En 2015 (luego de 5 años) hubo dictamen favorable de la Suprema corte. En el caso de mi hija habían dicho que se había suicidado y en el de Karla que fue un accidente. Los ministerios públicos municipales y estatales no tienen el conocimiento de la perspectiva de género.

Oresta López: historiadora, y responsable del Laboratorio de Investigación: Género, Interculturalidad y Derechos Humanos, que elaboró la investigación para el documental.- Esta es una reunión cálida y necesaria en nuestra sociedad para hacer un acto de memoria y de justicia.

Se buscó darle voz a quienes no la habían tenido. La posición de los medios abundo en un enfoque donde a las víctimas son difamadas. En primer término, se dice que ellas son culpables de su propia muerte. Entonces, vemos esa “normalización de la violencia”, señalando por cómo iban vestidas o como si ellas fueran promotoras de su accidente o muerte. Eso es absolutamente indignante. Hay indignación mundial por cada uno de estos casos.

El documental

Agrega Oresta López: En las imágenes del documental, encontraremos también un feminismo potosino que ha surgido dentro de esas luchas y esta búsqueda de justicia. Este tipo de proyectos significa darle lugar a una academia más comprometida con la sociedad, más comprometida con la vida, con la justicia y con la reparación del daño a las víctimas que han sufrido éste tipos de actos en nuestra sociedad.

La realizadora del documental

Olivia Portillo (entrevista después del estreno de la película): Al regresar a San Luis, después de estar cerca de 15 años en la CDMX, no me imaginaba que de manera tan inmediata tendría al familiar de una víctima de feminicidio frente a la cámara, a pesar de estar al tanto de los casos que estaban sufriendo mujeres de manera reciente.

La Dra. Oresta López, me invitó a registrar el movimiento feminista que se estaba llevando a cabo en San Luis Potosí en estos últimos años y le propuse hacer una serie de cápsulas breves para redes sociales que abordarán diferentes temáticas de acuerdo al amplio espectro del feminismo y la violencia de género. En esas charlas estábamos cuando la Dra. me sorprendió con una llamada telefónica en la que me decía que la Sra. Esperanza (mamá de Karla) quería compartir su testimonio. Y el proyecto dio un giro total para convertirse en un acompañamiento cercano a la lucha incansable de esta madre que, estoy segura, representa a tantas otras en el país.

En medio de este duelo que parece no tener final, mientras no se castigue a todos los responsables e implicados, descubrí cómo una madre aún en las situaciones más adversas siempre está dispuesta a hablar de sus hijos con amor.

El dolor de Esperanza y su urgencia de justicia fue estremecedor desde el primer momento en el que platiqué con ella, aún sin cámara. Es el acompañamiento más conmovedor que he realizado en un documental; nuestro trabajo como equipo creativo fue sostener la mirada ante el horror de la violencia a esta jovencita en voz de su madre y sorprendernos en lo más hondo por el grado de impunidad en estos dos sexenios, en cuanto a las omisiones de asesinatos de mujeres en el Estado.

Tenía claro que no quería hacer un tratamiento amarillista y superficial como lo hicieron muchos medios de comunicación en su momento. Sólo grabaríamos el testimonio de Esperanza y Fernando hasta donde ellos desearan compartirlo. Sin incluir material explícito.

Esperanza y su familia en todo momento demostraron una gran calidez de corazón y nos recibieron con profunda gratitud; eso me comprometió a tratar el material de forma cuidadosa, responsable, con transparencia y humanidad.

Esperanza y su familia nos iban dando la pauta de los sucesos que ocurrieron cercanos a la entrevista, el séptimo aniversario luctuoso de Karla, el día de los fieles difuntos tan celebrado en cualquier rincón de nuestro país, la esperada resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, hasta la Mega marcha del 8 de marzo (de este 2020). Este trabajo me recordó que los documentales atraviesan y no podemos volver a ser los mismos después de ser testigos de realidades tan crudas.

De parte del Laboratorio, tuve total libertad, respeto y confianza a mi trabajo y a la de mis compañeros, Rubén Castillo Pecina en la Edición y Postproducción, Daniel Rojas, Gonzalo de la Torre y Óscar Araiza en la fotografía y el sonido.

Dónde ver el documental

Asignatura pendiente

La película documental de Olivia Portillo, según su propósito, es una pieza para la memoria por su calidad en contenido y forma; muestra representativa de cientos de casos con débil o nulo seguimiento; herramienta para la memoria y conciencia en favor de reconstrucción colectiva del tejido social. Sin embargo, deja relativamente suelta la información referida a la identificación precisa y proceder específico de las autoridades potosinas y situación contractual del criminal.

Así lo comenta un colega periodista: evitan en todo momento mencionar por su nombre completo al antrero, presunto responsable, y exfucionarios involucrados, no entrevista al actual fiscal. (…) y, como fue hecho, limita su difusión y comprensión fuera del estado.

De cualquier manera, buen inicio y, según parece, no es caso cerrado…

Notas Relacionadas

Gobierno de AMLO trabaja en sistema de información delictiva

PotosiNoticias

Conoce la sesión de fotografía con luz que Picasso realizó para la revista Life

PotosíNoticias

Incendio en reclusorio Oriente deja siete lesionados

PotosíNoticias

1 comentario

David Gutiérrez Mannix 1 julio, 2020 at 2:35 pm

a esta nota le falta decir que el asesino Jorge Vasilakos, es un prominente empresario con gran poder corruptor: Wings Army en SLP, el bar TIMES, los Billar Inn, JACKSON’S SAN LUIS POTOSÍ Y EL SEÑOR REYES SAN LUIS, si las autoridades no hacen nada, esos son buenos lugares para manifestarse, el poder corruptor de estas familias viene de su capacidad económica, por eso es importante el boicot que nadie consuma con ellos sin sentirse cómplice. Ni un peso mas a estos hijos de puta

Responder

Déjanos tu Comentario