Potosinoticias.com
Global

Biden promete ‘poner fin a la guerra más larga de EU’ en Afganistán

El presidente Joe Biden anunciará su decisión este miércoles de retirar completamente las fuerzas estadounidenses de Afganistán antes del vigésimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001, declarando que es “hora de que las tropas estadounidenses regresen a casa”.

“No podemos continuar el ciclo de extender o expandir nuestra presencia militar en Afganistán con la esperanza de crear las condiciones ideales para nuestra retirada, esperando un resultado diferente”, dirá Biden, según extractos del discurso difundido por la Casa Blanca.

Biden anunciará la retirada, junto con las fuerzas de la OTAN, de la Sala de Tratados de la Casa Blanca, donde el presidente George W. Bush anunció el comienzo de los ataques aéreos estadounidenses en Afganistán hace casi dos décadas. Después de hablar, el presidente viajará al Cementerio Nacional de Arlington para visitar la Sección 60, el lugar de descanso final de las tropas estadounidenses que murieron en los conflictos de Afganistán e Irak.

Los eventos están destinados a subrayar el alcance del conflicto armado más largo del país, y Biden dirá que no está dispuesto a pasar la responsabilidad a otro presidente de Estados Unidos.

“Es hora de poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos”, dirá Biden.

La fecha límite de septiembre no “se basa en condiciones” y podría completarse antes, según un alto funcionario de la administración que informó a los periodistas sobre la condición de anonimato el martes. El funcionario dijo que la administración de Biden concluyó que podría abordar cualquier amenaza terrorista proveniente de Afganistán desde otros lugares.

Niveles de tropas

Actualmente hay más de 2 mil 500 soldados estadounidenses en el país, trabajando junto a unas 7 mil fuerzas aliadas.

La nueva fecha límite significa que Biden dejará unos pocos miles de soldados en el país devastado por la guerra más allá del objetivo del 1 de mayo establecido en un acuerdo entre la administración Trump y los talibanes el año pasado. Biden había señalado que veía ese plazo original como “difícil” de cumplir dada la continua violencia en el país y la falta de progreso en las conversaciones de paz entre el gobierno afgano y los talibanes.

Las únicas fuerzas estadounidenses que permanecerán en el país serán las de proteger a los diplomáticos estadounidenses en Afganistán, pero la administración aún no ha decidido el tamaño y alcance de su presencia diplomática o la huella militar que la acompaña, dijo el funcionario.

Al retrasar el retiro de las tropas, Biden se arriesga a represalias lideradas por los talibanes por romper el acuerdo de alto el fuego alcanzado durante la administración Trump y a las consecuencias políticas de un público estadounidense cansado de la guerra de dos décadas. Pero los líderes militares y diplomáticos habían dicho que una retirada apresurada podría desestabilizar el país, dejando a las tropas aliadas en riesgo y con el riesgo de un resurgimiento de grupos terroristas.

El presidente Ashraf Ghani de Afganistán dijo que discutió la decisión de Estados Unidos con Biden y que las fuerzas de defensa de su país son “totalmente capaces de defender a su gente y su país”.

“La República Islámica de Afganistán respeta la decisión de Estados Unidos y trabajaremos con nuestros socios estadounidenses para garantizar una transición sin problemas”, dijo Ghani en Twitter.

Retiro ‘deliberado’

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, estuvo en Bruselas este miércoles, reuniéndose con líderes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte mientras trabajaban para coordinar la reducción. Blinken dijo que Estados Unidos buscaría “una retirada segura, deliberada y coordinada”.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo que la alianza agradeció la oportunidad de consultar sobre la decisión y “acordar nuestra futura presencia en Afganistán”.

El presidente del parlamento de Afganistán, Mir Rahman Rahmani, advirtió estamañana que la retirada de las tropas conducirá a una “peligrosa guerra civil y Afganistán volverá a convertirse en una geografía del terrorismo internacional”.

Abdullah Abdullah, jefe del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional de Afganistán, dijo a los periodistas el miércoles que “no cree que el apoyo mundial termine con el anuncio de la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán para el 11 de septiembre”.

Reacción de los legisladores

La decisión de Biden fue recibida con una reacción mixta en Capitol Hill, con críticas y apoyo que traspasaron las líneas partidistas.

El senador Lindsey Graham, un republicano de Carolina del Sur, dijo que la retirada es “más tonta que la suciedad y diabólicamente peligrosa”.

“Una fuerza antiterrorista residual sería una póliza de seguro contra el surgimiento del Islam radical en Afganistán que podría allanar el camino para otro ataque contra nuestra patria o nuestros aliados”, dijo Graham.

El senador Jack Reed, el demócrata de Rhode Island que es presidente del Comité de Servicios Armados del Senado, dijo que cree que Estados Unidos necesitaría mantener una presencia en la región “para la estabilidad regional”. La senadora Jeanne Shaheen, una demócrata de New Hampshire, tuiteó su decepción con el anuncio.

Pero otros legisladores aplaudieron la decisión.

“El presidente Biden reconoce la realidad de que nuestra presencia continua allí no hace que Estados Unidos o el mundo sean más seguros”, dijo la senadora Elizabeth Warren, demócrata de Massachusetts, en un comunicado. “Año tras año, los líderes militares le dijeron al Congreso y al pueblo estadounidense que finalmente estábamos doblando la esquina en Afganistán, pero al final solo estábamos entrando en un círculo vicioso”.

Y el senador Ted Cruz, un republicano de Texas, le dijo a CNN que está “contento de que las tropas regresen a casa”.

Fuerza de los talibanes

Más allá de derrocar a los talibanes, que albergaban al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, cuando Estados Unidos entró en la guerra, el Pentágono ha luchado por mantener los avances en Afganistán durante las últimas dos décadas. Los talibanes están en su punto más fuerte desde que fueron expulsados del poder, la producción de opio sigue siendo alta y el gobierno de Ghani ha visto erosionada su legitimidad a medida que pierde el control de franjas del campo.

La violencia incluso ha aumentado desde que comenzaron las conversaciones de paz en septiembre del año pasado, incluidos asesinatos selectivos de periodistas, miembros de la sociedad civil y políticos. En 2020, 8 mil 820 civiles afganos murieron o resultaron heridos, según Naciones Unidas.

El anuncio de Biden ha puesto en duda una conferencia de paz respaldada por Estados Unidos en Estambul a la que debían asistir representantes del gobierno afgano y los talibanes a partir del 24 de abril.

Los talibanes dijeron en un tuit el martes por la noche que no participarían. “Hasta que todas las fuerzas extranjeras se retiren completamente de nuestra patria, el Emirato Islámico no participará en ninguna conferencia que tome decisiones sobre Afganistán”, escribió Mohammad Naeem, portavoz de la oficina política del grupo en Doha.

Un informe sobre amenazas mundiales emitido por agencias de inteligencia estadounidenses el martes pronosticó que “las perspectivas de un acuerdo de paz seguirán siendo bajas durante el próximo año. Es probable que los talibanes logren avances en el campo de batalla, y el gobierno afgano luchará para mantener a raya a los talibanes si la coalición retira su apoyo “.

Con información de El Financiero

Notas Relacionadas

Expolicía Derek Chauvin es declarado culpable por homicidio de George Floyd

Edición PotosíNoticias

A la fecha no se cuenta con elemento que confirme causa del incendio de Notre Dame

Potosinoticias .com

Casa Blanca advierte que volverá a suspender credencial a periodista

PotosíNoticias

Déjanos tu Comentario