Potosinoticias.com
Cultura

Ver para Pensar: El Aliosha ideal (Gorki)

Federico Anaya Gallardo

Gorki vivió en el exilio en dos ocasiones. Bautizado Aleksei Péshkov, es nuestro primer Aliosha. Durante la revolución de 1905, el gobierno zarista lo encerró en la fortaleza de Pedro y Pablo (Petrogrado). Sus admiradores extranjeros lograron que se le excarcelara y se le permitiese salir del país. La petición venía firmada por gente famosa, como Jean Jaurès, Aristide Briand, Auguste Rodin, Marie Curie, Anatole France. Los bolcheviques sugirieron a Gorki que visitara Estados Unidos para levantar fondos para la revolución. En Abril de 1906 fue recibido como embajador del pueblo ruso en los muelles de Nueva York pero un detalle de su vida privada (viajaba con su segunda pareja, María Andreyeva, y no con su mujer legal) fue aprovechado por la embajada zarista para echar a perder la visita. Banquetes y conferencias se detuvieron. Incluso Mark Twain canceló su encuentro. (El muchacho de Hannibal seguía teniendo a su Tía Polly en el corazón). Una noche, Andreyeva y Gorki fueron sacados por la fuerza de su hotel y se refugiaron en casa de un admirador en Staten Island. Gorki no contribuyó a mejorar el ambiente en su contra: abiertamente apoyó huelgas y a las organizaciones laboristas de izquierda. La colecta apenas llegó a diez mil dólares. Lo mejor del viaje fue que, en un retiro en las montañas Andirondack de Nueva York, escribió su novela más conocida, Madre (Мать). De regreso a Europa, Gorki no podía entrar a Rusia. Se quedó en Italia, en la isla de Capri –adonde tenía una villa. Allí se reunía toda la izquierda rusa en el exilio. En 1908 Lenin estaba allí jugando ajedrez y debatiendo acerca del materialismo. (Liga 1.)

Antes de la Revolución de 1917 Gorki ya era un ícono, un ejemplo a seguir. Contrario a Dostoyevski, para nuestro primer Aliosha el mal no es un problema metafísico. Tampoco era el resultado de la discrepancia entre la verdad de la religión cristiana y la civilización moderna, como creía Lev Tosltoi. Para Gorki, el mal nace de “una mala organización de la vida social… El sufrimiento de los humanos deriva… del despotismo político, de la división de clases y de la injusticia social. … Se le ha acusado de superficialidad, de evitar el debate profundo de la nauraleza humana. Pero Gorki creía que los acercamientos dizque metafísicos o filosóficos a la vida que olvidan lo concreto a favor de generalidades imaginarias son hipócritas y odiosos.”

Esta cita proviene de Mark Slonim (From Chekhov to the Revolution: Russian Literature 1900-1917, Nueva York: Oxford University Press, 1966, p.135). Slonim fue un joven diputado social revolucionario (SR, eserista) en la asamblea constituyente rusa de 1917. Fue expulsado por los bolcheviques pero a su modo (académico progresista en la Costa Este de EUA) siguió defendiendo la necesidad de la revolución y entrevistó a Gorki en su segundo exilio.

Gorki salió de la recién fundada URSS en 1921 para evitar alienarse más con su viejo amigo Lenin, a quien criticó duramente desde su periódico Nueva Vida (Новая Жизнь, Nóvaya Zhizn) por los excesos de la violencia bolchevique. Los atribuía a la condición de Lenin como inteletual que no entendía “la vida en toda su complejidad” ni “conocía a las masas populares, pues nunca ha[bía] vivido entre ellas”. (Sigo la cita recogida por Tim McDaniel en su  Autocracy and Revolution in Russia, University of California Press, 1988, p.218.) Pero Gorki se negó a traicionar a sus viejos camaradas revolucionarios. Siguió visitando el país de los soviets. El ascenso del fascismo europeo, los avances sociales en la URSS (específicamente la alfabetización total) y una invitación personal de Stalin le convencieron de regresar definitivamente en 1929.

Dobrenko (Stalinist Cinema, 2008) cuenta que las versiones cinemáticas de Donskoi sobre la trilogía autobiográfica de Gorki se concibieron con el escritor aún vivo –pese a que éste prefería que no se realizaran sino hasta luego de su muerte. Varvara O. Massalitinova (Варвара О. Массалитинова), la actriz que encarnó a la abuela de Aliosha Péshkov en las dos primeras películas, se había acercado a Gorki desde 1927, en una de sus visitas a la URSS estalinista. Estaba interesada en el papel de la abuela y lo animó a colaborar en la producción. Llevar su vida a la pantalla era necesidad no sólo del Estado soviético sino de parte de la sociedad civil aún movilizada por la Revolución.

Liga usada en este texto:

Liga 1:

https://russiainphoto.ru/search/photo/years-1908-1999/?index=8&page=9&paginate_page=9

Notas Relacionadas

¡Qué hacer este viernes en San Luis!

Potosinoticias .com

“Kuitólil. Un punto de encuentro” este domingo desde el Polivalente del CEART

PotosíNoticias

¿Qué hacer este fin de semana en San Luis Potosí?

PotosíNoticias

Déjanos tu Comentario