Potosinoticias.com
Opinión PORTADA

Mesa Revuelta / “El Pollo” Gallardo en Palacio

Javier Padrón

Cara a cara Juan Manuel Carreras y Ricardo Gallardo y sus equipos dieron inicio este viernes a la entrega-recepción en Palacio de Gobierno, entre la seriedad de los que se van y las emociones contenidas de los que llegan.

Un acto administrativo convertido en un ritual sexenal, cargado de cortesía y parabienes mutuos.

Al concluir, el gobernador Carreras acompañó a Gallardo hasta la puerta de Carranza, con un abrazo se despidieron.

Carreras tuvo tiempo para asimilar este momento que rubrica su despedida, a media campaña tuvo información confiable de que Gallardo iba a ganar las elecciones, se esforzó por impedirlo empujando dos candidaturas: Octavio Pedroza y Mónica Rangel no se apartaron del guion que les dio y nada pudieron hacer frente al fenómeno del “Pollo” que fue imparable.

Carreras en la sucesión mostró un empeño que no vimos a lo largo de su sexenio, el joven asistente de Corbalá se preparó para ser gobernador y al llegar a la silla de su tutor, la gestión fue decepcionante, un gabinete de retazos, de facturas políticas pagadas hasta el exceso, secretarios que nunca le sirvieron y los mantuvo por la inercia del dejar hacer y dejar pasar, le faltó mando y rumbo.

El resultado es el desastre que deja, del cual por razones obvias no se habló en la entrega-recepción: la inseguridad rampante, el crimen organizado en toda la entidad, el sistema de salud colapsado por la pandemia y la corrupción, una chafa y escasa obra pública, una nómina abultada y líderes de la burocracia nadando en la abundancia, un palacio amurallado para resistir el descontento social.

En comunicación no se pueden hacer milagros, la imagen de Carreras fue distante, fría y nunca destelló, la reprobación ciudadana es muy amplia, en las mediciones a nivel nacional es colocado en el sótano de los gobernadores, apenas por arriba del exfutbolista Cuauhtémoc Blanco que dice gobernar el estado de Morelos.

Sobre el destino de Carreras se especula mucho, le predicen un cargo en el gobierno del Presidente AMLO con quien logró buena química, nunca hubo una actitud de confrontación del gobernante potosino, se alineó a la 4T sin dejar su perfil prianista; se va agradecido, la carrera política le permitió acumular una fortuna para una jubilación más que holgada; y los maldicientes circulan la versión de su inminente divorcio, como el doctor Toranzo que encontró un nuevo amor y más joven que su anterior consorte.

Ricardo Gallardo llegó a Palacio de Gobierno fortalecido con el fallo del Tribunal Electoral del Estado que desechó la impugnación de la coalición prianista, igual designio se advierte en el tribunal de alzada, la llama trémula que pretenden avivar sus adversarios y críticos se extingue, la puntilla se las dio el propio Ciro Murayama, consejero electoral del INE, afín al PRIAN.

“El Pollo” no tendrá un gobierno fácil, recibe un elefante con esclerosis múltiple.

Notas Relacionadas

Médicos del Hospital Central anunciaron manifestación por falta de medicamentos e insumos

PotosíNoticias

El clima para hoy miércoles 8 de enero en SLP

PotosíNoticias

Mesa Revuelta / La espada de Eli Cervantes

Edición PotosíNoticias

Déjanos tu Comentario