Potosinoticias.com
Opinión PORTADA

Mesa Revuelta / El desánimo en el PAN

Javier Padrón

Este miércoles vino la diputada Cecilia Patrón Laviada, compañera de fórmula de Marko Cortés que busca la reelección en la dirigencia nacional del PAN, presumió el crecimiento logrado en la gestión de éste en las pasadas elecciones, y le faltó énfasis para tratar de demostrar que forma parte de la mejor opción para seguir conduciendo al partido otro periodo más.

El tema que terminó de imponerse en la conferencia de prensa, realizada en un céntrico hotel, fue el retiro del PRI de la impugnación de la elección de la gubernatura y el futuro incierto de la alianza con ese partido.

Fue cauta para no resbalarse, no entró en honduras, ellos, los del PRI, “ya consideraron tener otros intereses y ya no seguir peleando”, lo dijo en un ligero tono de reproche, como si la línea fuera no picotear más la herida abierta.

Tampoco era conveniente extenderse en la crisis interna, en las deserciones que contribuyeron a la derrota de la gubernatura ni de la balconeada por la vinculación con el fascismo español y cuyo control de daños será de larga duración.

Patrón vino por las firmas de respaldo a la candidatura de Cortés, la camarilla que domina la dirigencia estatal la arropó y estuvo en la casa de Octavio Pedroza, quien desde que lanzó su carta pública contra la traición palaciega está en una fase de reflexión para dar el paso al reconocimiento de lo consumado.

Fuentes panistas aseguran que en el partido impera un ánimo de frustración y desconcierto que se trata de disimular, ya no hay nada por hacer en el terreno legal para revertir la llegada de Ricardo Gallardo a Palacio de Gobierno, la claudicación.

Dentro de esas acciones que pretenden hacer creer que están indemnes, está el boletín  del dirigente Juan Francisco Aguilar en el que informó que en un mes 629 personas han tomado el curso para afiliarse al partido, la pérdida de militantes es mucho mayor a esa cifra.

Como oposición a la gallardía, la versión doméstica de la 4T y sus aliados, poco podrán hacer ante las políticas sociales del nuevo gobierno y obras por realizar, la conexión con las clases populares a las que el panismo siempre ha tratado con un pañuelo en la nariz, un gabinete híbrido pero compactado y el apoyo federal por llegar.

PRESEA FRANCISCO ZARCO

A alguien de la legislatura se le ocurrió instaurar la presea a la trayectoria periodística Francisco Zarco, que duplica con otro nombre la que cada año entrega el Poder Ejecutivo aunque ésta sí incluye una compensación económica y no solo un pergamino.

Con algo de conocimiento y más imaginación, a la presea le hubieran puesto mejor el nombre de Primo Feliciano Velázquez, periodista potosino que sufrió represión y cárcel por la mano dura del gobernador Carlos Díez Gutiérrez, uno de los porfiritos, el caso lo registra el norteamericano John Kenneth Turner en su México Bárbaro, los horrores de la dictadura de la paz.

Primo es una figura tutelar de la historiografía potosina, pionero del periodismo moderno potosino y de la transparencia pública, su conservadurismo no era un defecto de su persona sino una virtud: la derecha actual, iletrada, no abreva de su vida y obra, mejor levantó una desafortunada estatua de Maquío en un transitado crucero en el que nadie la ve.

El liberal Francisco Zarco tiene una contribución indiscutible con su pluma combativa y en la literatura, reconocida ya de manera amplia, hubiera sido preferible voltear a lo que tenemos en casa, consumir lo local es la moda y ni así la siguen.

Se dice que la presea se concibió para que fuera recibida por José Ángel Martínez Limón, exdirector de El Sol de San Luis que pasó a retiro hace unos años. Las cosas cambiaron en el camino de una manera que no está clara.

El dictamen de la comisión de Educación y que fue votado por el pleno a favor de Florencio Ruiz de la Peña Macías, con una larga historia en la cadena de los soles, coberturas en el extranjero y su última etapa la desarrolló en Editora Mival, provocó ayer una discusión encendida entre los diputados Edgardo Hernández y Consuelo Carmona, al del PVEM no le pareció que Ruiz de la Peña fuera el elegido; raspó a la de Morena con los requisitos que se deberían cumplir y por tomar “decisiones unilaterales”, su fe obradorista no la salva de que le digan corrupta.

Fue una escena digna de una crónica que documentara como dos periodistas de la vieja guardia escenificaron una rivalidad que quizá ni asumen como tal y solo fueron instrumento de otros intereses. Se omitió incluir en los expedientes la relación de la trayectoria de los propuestos, solo apareció la de Ruiz de la Peña, el tercero en discordia fue David Rangel Tapia, de mil batallas y activo en la era digital.

Este miércoles le fue entregada la presea a Ruiz de la Peña, el gobernador Carreras no lo honró con su presencia y en su lugar fue Jorge Daniel Hernández Delgadillo, el solemne secretario de Gobierno que ya se doctoró en cierres de administración con muchos rastros por borrar.

Notas Relacionadas

Más diputados rechazan a Congreso Calificado, que evalúe la ciudadanía

PotosiNoticias

#Video Familia LeBarón pudo ser confundida con delincuentes

PotosíNoticias

Pronóstico del tiempo en SLP 20 de mayo

Potosinoticias .com

Déjanos tu Comentario