Potosinoticias.com
Opinión

Cabos sueltos

Hay que estar atentos en los próximos días a los pasos jurídicos en el tema de la Sierra de San Miguelito. En particular en las 1805 hectáreas que están en disputa porque de acuerdo a Carlos Covarrubias del Frente Amplio Opositor y de Guardianes de la Sierra de San Miguelito, se podría estar preparando una maniobra para dejar fuera del Área Natural Protegida a este polígono.

Al parecer la voracidad de los desarrolladores inmobiliarios estaría llegando tan lejos, que serían capaces de provocar que el mismísimo presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, faltara a su compromiso de proteger la sierra y los intereses de la comunidad y autorizaría un decreto en el que se excluye esta extensión, o al menos esa sería la intención de acuerdo al proyecto de decreto que se filtró y en el que aparece la intención de excluirlo de la declaratoria.

Las cosas parecen estarse complicando todavía más y es que por un lado se dijo que a través de una amenaza velada se pidió a los activistas desistirse de un amparo promovido para dejar libres las 1805 hectáreas mientras qué, por otra parte, se interpuso un incidente de violación de Amparo en contra de María Luisa Albores, secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales ​ a través del Comunero Noé de la Rosa Bravo.

Becas alimentarias y las estrategias para el desarrollo social

Ayer, se sentaron juntos en la misma mesa un representativo grupo de la élite empresarial potosina (no más de 15 personas en el selecto puñado de empresarios) y el gobernador de San Luis Potosí. Se les vio sonrientes, amables y colaborativos, según los fragmentos editados del video que se compartió a los medios.

Le viene bien al gobernador ese tipo de alianzas porque el 2022 no pinta muy bien en lo económico.

Grandes retos y desafíos tendrá en materia económica y las alianzas con el sector empresarial serán indispensables para generar empleos, promover sueldos competitivos, superar los problemas que deriven de la inflación, escaso incremento en términos reales del presupuesto federal y las ya de por si lamentables cifras de pobreza de la entidad, que difícilmente los programas asistencialistas podrán resolver de fondo.

Las becas alimentarias, que se están entregando en los municipios del estado y que están generando por ahora, buenas fotos de masivos y coloridos eventos, no serán seguramente la única estrategia que el gobierno defina para el desarrollo social.

Las últimas mediciones revelan que la entidad pasó del 42.1 por ciento de su población en condiciones de pobreza en 2018 a 42.8 por ciento en el 2020 de acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), es decir, pasamos de un millón 175 mil personas a un millón 214 mil en grado de pobreza, lo que equivale a un incremento de 2.9% en dos años.

Seguramente ya se estarán definiendo las estrategias de fondo para sacar de esos indicadores a la entidad y no repetir las prácticas asistencialistas del pasado y es que se deben atender las múltiples carencias sociales que miden la pobreza: rezago educativo, servicios de salud, seguridad social, calidad de la vivienda, servicios básicos, aceso a la alimentación, ingresos y muchos indicadores más.

Vacunación en descontrol

Parece que hubo una deficiente organización en la oficina encargada de la vacunación Covid porque reaccionaron con ciertos retrasos.

La vacunación contra el Covid-19 a los menores de entre 15 y 17 años, pareció desbordarlos desde antes de comenzar. Cambiaron de sedes la noche anterior al inicio de la aplicación del biológico y por fortuna, la inmediatez de las redes sociales, ayudaron, aunque con cierta confusión.

Ya el día 1 de la aplicación (25 de noviembre) los espacios se vieron abarrotados de adolescentes qué -por voluntad o presión de sus padres- atendieron masivamente el llamado a vacunarse.

Sin embargo, se observaron testimonios de largas filas y desorganización, aunque por la necesidad de contar ya con la protección en pleno repunte de la pandemia y con la presión de las clases presenciales, no hubo de otra más que aguantar las filas. Ya cercana la noche del jueves, en redes sociales comenzó otra vez a circular un cambio extra. Se anunció que se habría de añadir un día más de vacunación y que sería el sábado 27 de noviembre el último día para los menores de 15 a 17 años. Ojalá que con la experiencia del día anterior, fluya la logística, organización, comunicación, coordinación y todo lo necesario.

Por Lidia Juache

Notas Relacionadas

Mesa Revuelta/Rodrigo Portilla, el recolector de campaña

PotosiNoticias

Mesa Revuelta/ Diplomacia en la CONAGO

PotosiNoticias

La debacle de Nava y la oportunidad de retomar el rumbo

Potosinoticias .com

Déjanos tu Comentario