Potosinoticias.com
Opinión

Cabos sueltos

Hartos de los efectos económicos, sociales y sicológicos de la pandemia, una buena parte de los potosinos ayer reconocieron, aunque sus militancias políticas no sean acordes con el gobierno en turno, que las acciones anunciadas para enfrentar la pandemia, son al menos con un poco más de sentido común que las pocas que tomó el anterior gobierno, aunque más bien podríamos recordar su parálisis ante una cruda y devastadora realidad de casos de Covid-19 en el invierno pasado.

Si bien dieron una mala noticia, porque cambiará el semáforo epidemiológico, ya aderezado con las medidas anunciadas, no fue tan amargo el trago.

De vacunas y semáforos

Ayer el gobernador anunció en sus redes sociales que no se cerrará la economía y eso viene bien a todos, desde la pequeña élite de restauranteros con establecimientos de lujo hasta las populosas fondas, puestos y changarros de gorditas, garnachas y tacos.

Anunciaron una especie de pacto con las tiendas de autoservicio para que en lugar de cerrar temprano extiendan los horarios y al parecer lograrán lo imposible, que abran más cajas para cobrar con agilidad y evitar largas y aglomeradas filas, lo que la lógica y el sentido común pedían a gritos desde el inicio de la pandemia.

Aunque para algunos fue un tanto innecesario retomar el ya usado argumento de la “herencia maldita”, el gobernador Gallardo aprovechó su transmisión en vivo, para intentar cerrar bien la semana y amortiguar el golpe del semáforo epidemiológico, recordando la ineficiencia de su antecesor en el manejo de la pandemia.

El toque de la 4T

Aunque se reconoce la ineficiencia de Juan Manuel Carreras frente a las dificultades enfrentadas por miles de potosinos, para nadie es un secreto que no son las mismas condiciones que se enfrentan hoy, con vacunas al alcance de casi todos y la experiencia aprendida luego de casi dos años de coexistir con el Covid-19.

Para algunos potosinos, la estrategia de la 4T le permitió al gobierno estatal saludar con sombrero ajeno y es que la oportuna vacunación a los maestros con sus dosis de refuerzo y la disponibilidad de pruebas gratuitas, le permitió llevarse el crédito de acciones que se suman a las decisiones que implican no volver al confinamiento porque es obvio que la economía doméstica de las clases más desprotegidas no lo resistirían.

El gabinetazo en la cuerda floja

Así llegó el gobierno gallardista al cierre de una semana que no pareció comenzar muy bien, y es que se tuvo muy poco tacto político al anunciar el lunes por parte del Secretario de Gobierno la inminente destitución del Secretario de Desarrollo Económico, Arturo Segoviano. Algo pasó internamente que retrasó la decisión de los anunciados “enroques” en el gabinete y no quedaron muy bien parados al lanzar un anuncio y dejarlo tan a la deriva.

En fin, ya se verá en que terminan los despidos anunciados, que lo mismo fueron sorpresivos como confusos por las señales que los acompañaron. Sólo queda esperar y es que otro que parece estar en la cuerda floja es el Secretario de Educación, de quien por cierto no se hace ninguna mención en el boletín de prensa en el que se dio cuenta del recorrido del gobernador Ricardo Gallardo por las instalaciones de la SEGE y escasamente se le ve en las fotografías que oficialmente se difundieron, por ahora, todo sigue en mera especulación.

Por Lidia Juache

Notas Relacionadas

Mesa Revuelta/Después del informe

PotosiNoticias

Mesa Revuelta/Futuro 21: ¿una gata revolcada?

PotosiNoticias

Mesa Revuelta / La seguridad, el reto mayor

Edición PotosíNoticias

Déjanos tu Comentario