Potosinoticias.com
Ciencia y Tecnología

El nuevo obús hipersónico americano ‘cambia el futuro de la artillería’

La guerra de Ucrania ha demostrado que el alcance de la artillería es vital para el éxito en el combate. Quién llegue más lejos con precisión tendrá ventaja sobre el enemigo, como han demostrado los cohetes HIMARS usados por los ucranianos. Pero, a 150.000 dólares por unidad, su coste es prohibitivo y EEUU está buscando cómo extender el rango de la artillería tradicional sin quemar su presupuesto. Ahora, el Pentágono acaba de realizar la primera prueba de un nuevo sistema que satisface ese objetivo.

Se trata de una munición de obús con motor hipersónico integrado. Desarrollada entre el brazo armamentístico de Boeing y la empresa de defensa noruega Nammo, este nuevo tipo de proyectil extiende el alcance de los 40 kilómetros actuales en la munición de 155mm tradicional a más de 100 kilómetros, manteniendo la precisión de tiro. Lo hace gracias a un motor ‘ramjet’ integrado en la pieza. Básicamente, este tipo de motor utiliza el aire a presión producto del vuelo para obtener la reacción química que lo impulsa.

Cómo funciona

Presentado como concepto en 2018, el proyectil — nombre en clave XM 1155 — es básicamente un misil extremadamente compacto que sale disparado del cañón a la velocidad suficiente para iniciar la reacción ramjet. En la parte frontal, el proyectil tiene una apertura circular que absorbe y comprime el aire, mezclándolo con un combustible sólido para crear una reacción que lo impulsa a tres veces la velocidad del sonido durante 50 segundos. Lo suficiente para llegar a esa marca de los 100 kilómetros con comodidad.

El test ha “asegurado que [el proyectil] haya podido salir del cañón y sobrevivir al lanzamiento” bajo una aceleración extrema, como explicó a Defense News Mark Altobelli, director de Boeing Phantom Works. Según Steve Nordlund — vicepresidente de Boeing Phantom Works y gestor del proyecto — la prueba realizada en secreto por Boeing y Nammo en el centro de pruebas de Andøya, en Noruega, ha sido un éxito: “Creemos que el Boeing Ramjet 155, con maduración y pruebas tecnológicas continuas, puede ayudar al Ejército de los Estados Unidos a cumplir con sus prioridades de modernización de los ataques de precisión de largo alcance”.

Obús hipersónico contra HIMARS

En teoría, a pesar de su motor hipersónico integrado, este obús tiene un coste notablemente más reducido que los cohetes HIMARS. El coste más reducido y su compacto diseño para funcionar en cualquier obús de 155mm actual significa que no llega a los 300 kilómetros de distancia. Tampoco tiene GPS ni es tan fácil de operar como un HIMARS. Pero el previsible precio reducido es una ventaja enorme de este proyectil. Y además, la falta de GPS y la operación manual puede resultar muy beneficiosa en algunos escenarios.

Como me cuenta por videoconferencia el teniente coronel del Cuerpo de Marines de los EEUU Jon M. O’Gorman — profesor en el departamento de estrategia y política en el Colegio de Guerra de la Marina de los Estados Unidos — “se podría decir que HIMARS es artillería para tontos”. Mientras que en un sistema HIMARS sólo hay que introducir las coordenadas del objetivo para que el ordenador de tiro se encargue de realizar todos los cálculos para destruir la posición enemiga con sólo pulsar el botón de disparo, un artillero de obús tradicional debe realizar cálculos de trayectoria muy complejos que deben tener en cuenta las condiciones atmosféricas en el momento del disparo. Una vez realizados estos cálculos, el operador debe ajustar las diferentes manillas de la pieza de artillería y disparar, ajustando después la trayectoria según lo que le digan los soldados que tengan ojos sobre el terreno.

El futuro de la artillería

Es esa naturaleza y funcionamiento lo que hace que las piezas de artillería tradicionales sean muy baratas de operar y mantener. Y por eso estos nuevos proyectiles XM 1155 con motor hipersónico pueden cambiar la artillería para siempre, como remarca el CEO de Nammo, Morten Brandtzæg: “Los resultados de las pruebas demuestran que los ramjets son viables y pueden cambiar fundamentalmente el futuro de la artillería”. Según Brandtzæg, esta prueba demuestra que todo — desde el disparo de cañón hasta el cuerpo del proyectil, las aletas y la trayectoria — funciona tan perfectamente como esperaban y “representa un verdadero avance tecnológico en la artillería”.

Con información de El Confidencial

Notas Relacionadas

Con sangre y medicamentos, los drones salvan vidas en Tanzania

PotosíNoticias

NASA toma fotos de aviones supersónicos rompiendo la barrera del sonido

PotosíNoticias

Rosalind, el robot que buscará vida en Marte

PotosíNoticias

Déjanos tu Comentario