Potosinoticias.com
Opinión

El Poderoso (1998)

Federico Anaya Gallardo

Querida lectora, hace unas semanas, te contaba de Arthur & Merlin, una de las últimas versiones cinemáticas de la Leyenda Arturiana (Van Belle, 2015). Te conté de los humildes orígenes de la saga y que su mensaje original era que, en medio del caos, la humanidad puede construir la Justicia y la Equidad. Hoy quiero recomendarte una versión interesante, filmada en 1998 bajo la dirección de Peter Chelsom (n.1956). Está basada en una novela juvenil de tema arturiano escrita en 1993 por Rodman Philbrick (n.1951). La novela de Philbrick se titula Freak the Mighty y la película de Chelsom The Mighty. En México la conocimos como El Poderoso. (Liga 1, en YouTube, doblada al Castellano.) Cosa extraña, en España la titularon Un mundo a su medida.

Novela y película relatan la historia de dos adolescentes raros. Uno grande, torpe y con cierto retraso –al menos Todomundo lo cree así. El otro es pequeño, tullido y brillante. Viven en una vieja ciudad industrial estadounidense cuyo tono esencial es el gris brumoso y el único color el rojo del óxido. Se trata de Cincinnati, pero podría ser cualquiera de las urbes desindustrializadas del Rust-Belt estadounidense; que hoy, un cuarto de siglo después de la filmación, es la patria chica de los contradictorios votantes de Sanders y Trump. La música central es mezcla aires gaélicos, rock, jazz y una letra heroica en una rola de Sting (n.1951) y Trevor Jones (n.1949).

No es casual que todos los autores involucrados en la película hayan nacido alrededor del medio siglo XX en sociedades anglófonas. Todos fueron niños antes de los movimientos por derechos civiles y contra la guerra de Vietnam. Todos fueron adolescentes a mitad de esas dos crisis. Philbrick nació en el norte de la Nueva Inglaterra (New Hampshire), estudió en Boston y ha vivido en Maine. Se ha especializado en literatura infantil y juvenil. Chelsom es británico de Lancanshire (la vieja tierra fronteriza de los ingleses con Escocia y frente a Irlanda) y antes de ir a la universidad en Londres fue educado en una boarding school victoriana en Wellington, cerca de la frontera con Gales. Sting también es un británico del norte, sólo que del otro lado (Northumberland, en la costa del Mar de Norte) y de otra clase social. Hijo de una peluquera y un lechero, estudió en su región natal hasta graduarse como profesor de primaria a mediados de los 1970s. El éxito musical le vendría al final de la década luego de pequeños intentos. Estos tres son gente del frío norte. En cambio, Trevor Jones llegó de su natal Sudáfrica para estudiar composición musical en la vieja capital del imperio. Gente de ultramar y de la modernidad radiofónica y televisiva, trabajó por años en la BBC hasta que John Boorman le contrató para arreglar música de Wagner y Orff para el soundtrack de Excalibur de 1981. Tardía, pero poderosa conexión con la leyenda central del norte anglosajón.

El cuento relatado y musicalizado por dos británicos, un sudafricano y un new-englander en El poderoso de 1998 sigue la imagen y la imaginería de un libro de 1862: King Arthur and His Knights de Sir James T. Knowles, K.C.V.O. (1831-1908). Knowles era un arquitecto y literato victoriano. K.C.V.O. significa Knight Cross Victoria Order (Cruz de Caballero de la Orden de Victoria) distinción que el escritor recibió de Su Graciosa Majestad Británica en 1904. Es probable que los cuatro autores (Philbrick, Chelsom, Sting y Jones) hayan conocido una edición de ese texto en su infancia ó adolescencia.

El chico tullido (Kevin Dillon, interpretado por Kieran Culkin) le regala una edición de Knowles al chico tonto (Max Kane, interpretado por Elden Henson). Kevin es monitor de lectura de Max. Te adjunto, lectora, la portada de una edición similar. Si Max no pasa bien el examen de lectura deberá recursar –por segunda ocasión– el séptimo grado. Los inadaptados (misfits) quedan así encadenados.

Kevin le explica a Max que para leer conviene recordar que cada palabra es una imagen, así que, según las vaya leyendo en la página y pronunciando, él debe imaginarse (visualizar) a personas, escenas y aventuras. Magia vieja. El Kevin tullido de la secundaria en Cincinnati, actúa aquí como el mago-profeta-loco del bosque (Myrddin/Merlín) que enseña a soñar a los humanos. Max no es exactamente Arturo, aunque su físico gigantesco es el de un oso (Arthfael, “príncipe-oso”). En esta versión, Max el tonto no será coronado, aunque sí vencerá a los bullies de la escuela y a su propio padre cuando éste salga de prisión.

Por cierto, esta película aborda el problema del padre de una manera cruda. La audiencia se entera del progenitor de Max el tonto porque los bullies lo acosan tanto en el barrio como en la escuela, cantándole: “Killer Kane, Killer Kane / has a son who has no brains” que el doblaje convirtió en El asesino se encuentra preso / y tuvo un hijo con poco seso. Los malos desean reclutarlo como “músculo”, pero él no acepta y entonces ellos aprovechan su pasividad para bulearlo y para ganar fama de valientes. Cuando Max y Kevin empiezan su amistad, ambos serán buleados. (Puedes leer el guion competo en Inglés en la Liga 2.)

En algún momento Max el tonto pregunta a Kevin el tullido por su propio padre. Este le cuenta que era un mago, quien apenas oyó la palabra “malformación”, desapareció. Esta escena termina con una afirmación esencial: “Desde entonces, Freak [Kevin] nunca volvió a preguntar sobre mi padre; ni yo sobre el suyo. Porque eso no tiene que ver con quién somos.”

Este es un desarrollo que el victoriano Knowles probablemente no habría autorizado. En su versión de la saga arturiana el rey Uther Pendragón no fue poseído por la lascivia y no violó a la madre de Arturo ayudado por la magia de Merlín (como dictaba el canon medieval) sino que la desposó luego de la muerte heroica de su primer marido. (Para el libro completo de Knowles en Proyecto Gutenberg, Liga 3.) En la versión 1998 de Philbrick & Chelsom los padres son verdaderos demonios. El de Max el tonto es un criminal violento (debidamente interpretado por James Gandolfini, el famoso jefe Soprano). El de Kevin el tullido es un cobarde ausente.

Los dos amigos, ya unidos, son atacados por el entorno de “los normales”. Uno por no-brains y otro por no-legs. Aquí la audiencia empieza a confundirse ¿a cuál de los dos chicos se refiere el título de la novela Freak, the Mighty. En realidad a ambos. El poderoso no es ninguno de ellos, sino el ente creado por la unidad del seso del tullido y la fortaleza del tonto. Juntos, rememoran la saga arturiana y la llenan de contenido en el mundo moderno.

Linda historia, seriamente tratada, bien musicalizada. Lo que hoy te comenté, lectora, es sólo parte de lo mucho que podría decirse de esta versión de la más  venerable leyenda de Occidente. Te decía que era raro el título que le dieron en España al filme (Un mundo a su medida). Esta etiqueta advierte a la audiencia que lo que está a punto de ver es solamente una fantasía de marginales. No enfatiza el poder de la utopía arturiana, sino el engaño de las novelas de caballería. Pareciera que en Castilla siguen denunciando a los soñadores, como en tiempos de don Alfonso Quijano.

Sin embargo, acaso la desconfianza castellana tenga algo de razón. Te pido que guardes en tu mente, lectora, la imagen del gigante noble cargando al pequeño inválido y que esperes una semana para ver un retrato similar con los ojos de otra cultura y otra realidad social.

Ligas usadas en este texto:

Liga 1:

Liga 2:

http://www.script-o-rama.com/movie_scripts/m/mighty-script-transcript-freak-culkin.html

Liga 3:

https://www.gutenberg.org/files/12753/12753-h/12753-h.htm

Notas Relacionadas

Mesa Revuelta/Los dos Rojas Díaz Durán

PotosiNoticias

Mesa Revuelta/El Chato vs Horacio

PotosiNoticias

Mesa Revuelta / Empresarios en el gabinete de Gallardo

Edición PotosíNoticias

Déjanos tu Comentario