Potosinoticias.com
Opinión PORTADA

Mesa Revuelta/El PAN en el 2021

En el PAN potosino ya se mueven las aguas rumbo a la elección de la gubernatura en el 2021.

El tsunami moreno de julio pasado casi los borró del mapa, volvieron a ganar la capital después de una década con Xavier Nava aunque no es panista; obtuvieron una senaduría con Marco Antonio Gama Basarte y tres diputaciones federales: Marcelino Rivera y Josefina Salazar por mayoría relativa y Xavier Azuara Zúñiga por la vía plurinominal. 

Los tiempos en que tuvieron un mayor dominio es cosa del pasado, sus disputas internas y divisionismo los pusieron en la lona luego del sexenio neoliberal del contador Marcelo de los Santos Fraga.

Varias de sus figuras estelares —Alejandro Zapata y Octavio Pedroza— fueron carcomidas por los propios grupos panistas, a los que extrañamente nunca se les ha llamado tribus cuando se han comportado como tales.

La candidatura perdedora de Sonia Mendoza a la gubernatura marcó la debacle del panismo en la entidad, alegó fraude electoral sin mucha convicción y terminó por negociar chambas para sus colaboradores en el gobierno de Juan Manuel Carreras y en la alcaldía de Ricardo Gallardo Juárez.

La crisis del PAN como opción electoral se ha agravado de manera reciente con los casos de corrupción en los que se han visto envueltos algunos ex diputados como Mariano Niño, ya bajo proceso penal por utilizar los apoyos de gestoría para fines distintos a través de beneficiarios simulados, incluso hasta usó a una persona fallecida, habrá leído las Almas muertas de Gogol.

La maquinación del video de la “ecuación corrupta”, atribuida a Azuara y Salazar, se le revirtió al panismo, lograron deshacerse del diputado incómodo Enrique Flores, al que la Fiscalía absolvió en los hechos y la única utilidad del caso fue propiciar el escándalo del uso de facturas de empresas “fantasma” que salpicó a casi toda la legislatura anterior, incluyendo a Salazar y otros panistas como Héctor Mendizábal y Xitlálic Sánchez.

La unidad partidista es aparente, la elección de dirigente estatal ganada por Juan Francisco Aguilar Hernández está viciada de origen, el candidato perdedor Jorge Lozano Soto la calificó de burda como las que hacía el PRI en los años setenta, no hay peor ofensa para un panista que compararlo con un priista; en el PAN hubo una tregua no una reconciliación.

La lucha que se libra ahora es la designación de su candidato a la gubernatura, el que está mejor colocado es el senador Marco Antonio Gama Basarte, tiene ya un historial meritorio, ha sido regidor, diputado local y federal, y dirigente estatal,  su suplente es Francisco Javier Salazar Sáenz, brazo de la organización de ultraderecha El Yunque, lo que nos da un clara idea de los apoyos que tiene Gama dentro y fuera del PAN, los que ven avanzar a los jinetes del Apocalipsis en las iniciativas del matrimonio homosexual y legalización del aborto y la marihuana, banderas del gobierno de izquierda de AMLO al que hay combatir como si fuera una plaga.

Se ve difícil que la diputada Mendoza vaya a repetir, a Pedroza Gaitán le tocaba la candidatura cuando ella se le impuso, traía más lana; no es imposible pero se ve complicado que sea nominado en el 2021, podría competir de nuevo por la alcaldía. Xavier Azuara y Alejandro Lozano siguen muy verdes.

Como opción externa está el alcalde Nava, aspiración que él descarta —dicen algunos— porque buscaría la reelección, hecho poco probable, es considerado por el PAN si  no cuaja un candidato propio fuerte y viable, podría encabezar un gran bloque opositor al candidato que postule Morena. En la historia, el PAN y el navismo siempre han mantenido una relación política por mera conveniencia.

Tampoco es improbable que a pesar de ser un “contrapeso” de AMLO, Nava sea adoptado como externo por la #4T a última hora por la carga simbólica del apellido Nava que ya ha sido mencionado en las conferencias mañaneras como modelo de rectitud, y si el secretario Esteban Moctezuma Barragán vuelve a declinar como cuando el PRI se la ofreció, para ceder el honor a políticos de menos nivel. Este chilango, hijo de potosinos, es presidenciable y venirse a gobernar esta provincia con sus enredos ancestrales quizá lo saque de la jugada.

La carta oculta del PAN sería el primogénito de don Marcelo, Marcelo de los Santos Anaya, lograría la unidad en el partido y contaría con recursos de sobra para una campaña “fifí” que polarice frente al que postule el proletizado Morena y sus aliados, y los que se vienen sumando como el PVEM sobre el que cayó el “rayo gallardizador” que viene por su segundo aire con toda y su cauda de denuncias.

Nadie duda que el PAN sea el único partido opositor con posibilidades de dar una buena pelea en el 2021, la clave está en designar al candidato más competitivo, sea Gama, Pedroza o De los Santos hijo, porque Morena les lleva la delantera aún sin candidato. [Javier Padrón]

Notas Relacionadas

Proponen aumento anual a recursos destinados a ciencia y tecnología

PotosiNoticias

#Video PAN podría expulsar a 22 militantes por apoyar a otros partidos

PotosiNoticias

Atlético terminó la temporada empatando con Dorados

Potosinoticias .com

Déjanos tu Comentario