Potosinoticias.com
Opinión PORTADA

Mesa Revuelta/San José de Buenavista, la comunidad diamante

En la disputa de los grupos económicos por grandes extensiones de tierra ejidal o comunal y sin importar si tienen la calidad legal de reserva ecológica en el municipio capitalino y los cercanos, como Villa de Reyes y Mexquitic de Carmona, por mencionar algunos, la comunidad de San José de Buenavista es un apetitoso pastel al que ya le han dado sus dentadas.

Es uno de los 14 polos de desarrollo inmobiliario de alto impacto que están en el escritorio del arquitecto Fernando Torre Silva, encargado del despacho del IMPLAN, y que serán incorporados en la actualización del Plan de Centro de Población Estratégico.

El primo del exgobernador Silva Nieto y el alcalde Xavier Nava pasarán a la historia como los grandes facilitadores de este “boom” inmobiliario que permitirá de una vez por todas a la ciudad dejar atrás su condición aldeana.

El área natural protegida conocida como Parque Urbano Paseo de la Presa, se creó por decreto horacista en 1996, con una extensión de 344 hectáreas, “propiedad del Municipio de la Capital ubicadas en la presa San José y su acceso”, la propuesta de origen la hizo el entonces alcalde Luis García Julián.

Se estableció que el objetivo era coadyuvar a preservar el equilibrio del ecosistema urbano-industrial; las construcciones existentes y las que se hicieren después “serán solo y exclusivamente para recreación […] y preservar el entorno ecológico de la zona”

El decreto también se leyó como una dedicatoria del navismo al fraccionador Carlos López Medina, ya que consideran que su padre Carlos López Martín del Campo se apropió de casi 200 hectáreas mediante una compra simulada a unos dueños con títulos colorados de tierras del fundo legal, donde ahora se ubicaría el fraccionamiento “fifí” Rinconadas de los Andes, para evitarnos problemas asumimos el principio de presunción de inocencia.

La propiedad del “Chato” López que el navismo pone en duda, colinda con las casi 7 hectáreas que adquirió Ricardo Gallardo Juárez antes de ser alcalde capitalino y el cambio de uso de suelo que logró en su último año de ejercicio, Nava se lo echó abajo con fanfarrias en el Cabildo y hasta presentó denuncias en su contra.

En la misma óptica navista no se descarta que Gallardo haya sido utilizado por el hábil fraccionador para ampliar su feudo en San José de Buenavista, como capitalista emergente, el político de izquierda populista irrumpió en esta disputa sorda que influyó en su derrota electoral.

“El Chato” se la jugó con Gallardo Juárez y también con Nava, los empresarios nunca pierden. Con el actual alcalde tiene una buena relación y las históricas querellas familiares no parecen mover al nieto del doctor Nava, es un político pragmático, un navista deslavado. López dejó en reposo su proyecto de expansión en San José de Buenavista tras los comicios y se concentró en el terreno colindante, el negocio del siglo de la Sierra de San Miguelito.

FAMILIAS EN DÍA DE CAMPO EN SAN JOSÉ

La de San José de Buenavista, donde el metro cuadrado puede superar los 10 mil pesos, es una compleja trama económica y política que se reaviva con la revocación del amparo que había ganado el abogado Luis González Lozano, de Cambio de Ruta, para proteger el área natural y la emisión del plan de manejo respectivo. Fatalista, González ya ve perdida la declaratoria.  

El amparo fue impugnado por el comisariado comunal, aunque se asegura que detrás estarían las familias Zendejas, afín al navismo, Canales y López Palau, en la inmobiliaria “San José de Buenavista S.A. de C.V.”, que ha impugnado el decreto de Horacio Sánchez con una docena de juicios, alega la propiedad de 89 hectáreas que están dentro del Parque Urbano del Paseo de la Presa, y la violación a sus derechos de audiencia, seguridad jurídica, legalidad y congruencia, es decir, el exgobernador los ignoró.

Se ostentan como dueños de un total de 250 hectáreas, han logrado la titulación del área urbana. Aprovecharon el amparo de Cambio de Ruta e indujeron a los comuneros a pedir la revisión con el argumento de que no fueron tomados en cuenta en la elaboración del Plan de Manejo, además de plantear agravios por el decreto horacista.

Aparte de la flora y fauna de San José de Buenavista, es zona de recarga del acuífero, por ello los respetables empresarios no tienen el uso de suelo que les gustaría para hacer los grandes negocios previstos desde hace varias décadas.

CAMBIO DE RUTA CON CHANFLE

En la comparecencia de la inamovible titular de la SEGAM, Yvette Salazar, con los diputados, los reporteros vieron a un Luis González Lozano devastado por la noticia de la revocación de su amparo, un indiscreto colega aseguró que le escuchó decir a otra persona: “Me usaron para madrear a Gallardo y ahora me madrean a mí”;  y en las redes sociales se lanzó en contra del gobernador Carreras, árbitro invisible de la codicia empresarial.

González ha intervenido en tres planes de manejo y ha perdido, los de la Sierra de Álvarez, el ejido San Juan de Guadalupe y San José de Buenavista, en este último, por la revocación, salieron ganando los grandes especuladores de la tierra. El Paseo de la Presa que imaginaron Horacio Sánchez y el finado Pedro Medellín, como coordinador de Ecología, será convertido en fraccionamientos de lujo en armonía con la naturaleza. Y tiene razón, solo lo usaron. [Javier Padrón]

Notas Relacionadas

Gobierno federal impulsará nuevo modelo de vivienda

PotosiNoticias

Construcción de pista en San Lucía comenzará en marzo: AMLO

PotosíNoticias

#Video Aumentaron males respiratorios en Navidad: IMSS

PotosiNoticias

Déjanos tu Comentario