Potosinoticias.com
Opinión PORTADA

Mesa Revuelta/Diplomacia en el Cuartel de la Guardia Nacional

Desde antes de que entrara en operaciones la Guardia Nacional, la oposición la descalificó de manera sistemática con o sin razón: no se le ve por ningún lado, no está combatiendo delitos de alto impacto, es una ocurrencia presidencial, estamos peor que antes, fueron algunas declaraciones de diputados locales del PAN y PRI.

Luego de la crucifixión de Genaro García Luna por el Tío Sam, las críticas han bajado de manera notable, se verían muy mal añorando a la Policía Federal que se creó bajo el panismo y continuó en el último sexenio priista, y se puso al servicio, al menos 12 años como se ha documentado, del cártel de Sinaloa a cambio de maletines cargados de millones de dólares.

De acuerdo a lo informado el año pasado, en la entidad potosina la Guardia Nacional contará con cuatro cuarteles: Soledad, Rioverde, Matehuala y Tamazunchale; y se han enviado unos mil 250 elementos, como si la inseguridad no fuera tan grave y las policías estatales y municipales fueran muy eficientes.

Mientras en algunos municipios andan a paso de tortuga en los trámites para la donación de terrenos, en Soledad este miércoles 15 se colocó la primera piedra del cuartel que estará ubicado en el fraccionamiento El Toro, en un evento en el que se habló más de los ausentes que de los presentes.

Con el apoyo de los funcionarios federales Gabino Morales y Leonel Serrato, el edil soledense Gilberto Hernández Villafuerte asumió el compromiso de impulsar el proyecto y formalizó en el Cabildo la donación del terreno; sin embargo, no asistió a la ceremonia ni los dos delegados, tampoco el diputado federal Ricardo Gallardo Cardona que está en sintonía con la 4T y su distrito tiene como cabecera a Soledad.

Otra ausente fue la diputada petista Paola Arreola, soledense de corazón, y hasta la diputada Bety Benavente se sintió ofendida porque no la invitaron, ella es la mandamás de la comisión legislativa de seguridad.

En algunos medios se comentó que hubo una descortesía desde el Palacio de Gobierno al no girar las invitaciones correspondientes al margen de posibles antipatías o distanciamientos políticos; es difícil que funcionarios menores hayan actuado sin el escrutinio del gobernador Carreras.

No hay duda de que Villafuerte fue invitado, era de rigor su presencia, era el anfitrión y orquestador principal del cuartel y de dos centros educativos de pilón, y por alguna poderosa razón no asistió, mandó en su lugar a la secretaria general Yoloxóchitl Díaz López. El desaire no pudo ser más contundente.

Gabino se lleva de maravilla con Carreras y no fue o no lo invitaron cuando era necesario respaldar la política de seguridad de AMLO; de Serrato no podemos decir lo mismo, ha sido duro con los adjetivos calificativos; y con Gallardo Cardona se supone que Carreras tiene una gran amistad, aunque tampoco lo invitó a la inauguración de la planta de la BMW en Villa de Reyes, que corresponde también a su distrito y, en cambio, sí invitó al alcalde Xavier Nava. Con todo y su raíz dinosáurica, la forma sigue siendo el fondo en la 4T.

Carreras estuvo muy serio, por momentos con el pensamiento lejano y en otros en franca cháchara con el diputado Martín Juárez mientras el comandante de la 12ª Zona Militar, Guzmar Ángel González Castillo, leía su intervención.

Bien dicen que las descortesías en política son agravios que hieren y no se olvidan; y de mutuo propio o malaconsejado por algunos dueños de medios de comunicación que se dice influyen mucho en sus decisiones, Carreras está tirando puentes de interlocución política en la parte final de su sexenio que podría necesitar después. [Javier Padrón]

Notas Relacionadas

Payán merece la Presea Plan San Luis: Fernando López Palau y Delia Duarte

Potosinoticias .com

Queman camiones con ayuda para Venezuela

Potosinoticias .com

Fox pide regular cannabis medicinal para detonar desarrollo económico

Potosinoticias .com

Déjanos tu Comentario