Potosinoticias.com
Cultura PORTADA

Cine: Mereces un amor (que te quiera despeinada)

Jorge Ramírez Pardo

Mereces un amor que te escuche cuando cantas / que te apoye en tus ridículos /

que respete que eres libre / que te acompañe en tu vuelo / que no le asuste caer.

Versos atribuidos a Frida Kahlo

PotosíNoticias, informó con oportunidad acerca del My French Film Festival 2021: https://potosinoticias.com/2021/01/24/da-inicio-my-french-film-festival-2021/. En la nota se encuentra el link para ver las películas del evento. Conviene recordarte, lector, que este festival sin costo y en línea, está vigente hasta el 15 de febrero.

El Festival ofrece un variado menú de cine francés contemporáneo. Distintas temáticas, estéticas y generaciones de realizadores. Como suele suceder en este tipo de muestras, hay alguna referencia a películas del pasado trascendidas por su calidad y convertidas en clásicos. En este caso se trata de “Orfeo” (1950) de Jean Cocteau.

Directora en busca de autoestima

De lo más fresco y vital en este festival de cine galo, es el debut como directora de Hafsia Herzi, quien nació en Manosque, Francia, de ascendencia argelina y tunecina, e ingresó al cine como actriz en Cuscús (2007) del tunercino/francés Abdellatif Kechiche. Por su papel en esa película, Hafsia obtuvo en 2008 el premio Marcello Mastroianni de actuación en el Festival de Cine de Venecia y el César francés a la mejor actriz revelación.

Hafsia Herzi muesta tinto en su debut como directora de la película Mereces un amor (Tu mérites un amour  (2019), en la cual, además interpreta a Lila, la protagonista. Fue seleccionada y participó con ese filme en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes.

Lo singular de la película está en cómo una historia de amor reacia al melodrama, retrata a una mujer sencilla (¿auto retrato?), mujer dolida y en apariencia pequeña de acuerdo a convenciones sociales, sobrepuesta al sufrimiento porque deja fluir su instinto y deseo. Pudorosa, pero no contenida según se lo pudo demandar su condición de mujer perteneciente a una minoría étnica, pero sin afectaciones retrógradas fundamentalistas recurrentes en la idiosincrasia de sus ancestros.

El personaje es el de Lila, mujer joven sola y desolada cuando su novio Rémi la abandona, le miente y le es infiel. El conservadurismo y catolicidad del entorno hubiera invitado a la resignación y asumir la condición de inferioridad. No ella quien asume un desdoblamiento voluntarioso, cultural y generacional, con apertura a la tolerancia y entendimiento de toda suerte de conductas y preferencias de pareja. Tampoco apela a elementos del pasado ni a vínculos familiares, asume su libertad y la oportunidad otorgada por ella misma para tenerla. Todo sucede a mitad de una naturalidad supina, vale insistirlo, ayuna de convencionalismos atávicos, pero no por eso menos compleja y congruente. El personaje transita, como el ave Fénix, entre lodo, farmacodependientes y sexoservidor @s, se da la oportunidad de probar y probarse en otras relaciones efímeras, pero sin sentimientos de culpa y en congruencia consigo. Como la Fénix no mancha el plumaje, pero sí adquiere cicatrices que la embellecen/ennoblecen. ¿Hay amor sin dolor? Sabe mejor en empedrado.

La forja de la película

Hafsia Herzi, en una entrevista con Cineuropa, hace los siguientes comentarios:

Tenía ganas de rodar una película producida por mí, sin demasiados medios. Me levanté una mañana con mucha creatividad y me dije: “Tengo que hacerlo ya. Un proyecto sin financiación es lo que siempre he querido hacer”. Sin más dilación me puse manos a la obra.

Era muy importante que estuviese bien estructurada la película. Empezamos a rodar en cinco días con las escenas en las que sólo salgo yo. Hubo cinco días de rodaje en julio, cinco en agosto y cinco en septiembre; y entre cada período intermedio me dediqué a preparar la siguiente etapa y adaptar el guion según los actores que había elegido. Me encantan los diálogos bien construidos, como por ejemplo los de Marcel Pagnol, que es capaz de hablar durante un cuarto de hora de cualquier cosa, incluso de pan, pero siempre consigue hablar de la vida en cierto modo.

He elegido a actores que tienen un gran corazón y para mí eso era muy importante porque creo que en la pantalla se refleja el alma (aun así, debo precisar que Jérémie Laheurte, el “malo” de la película es sin embargo un hombre muy amable y generoso). Asimismo, con Anthony Bajon (personaje quien en algún momento de la película es la relación amorosa más atípica e improbable, la más amistosa y quien le habla de Frida Kahlo, a quien atribuye el poema Mereces un amor que te quiera despeinada) fue un flechazo, le descubrí en El creyente (2018) de Cédric Kahn (una actuación con la que ganó un Oso de plata a mejor actor en Berlín en 2018) y a pesar de que su personaje era completamente diferente del que tiene en mi película, consigue mantener ese lado “masculino”, que da seguridad y es, a la vez, conmovedor. Los actores que se veían enfrentados al objetivo de la cámara por primera vez han tenido la oportunidad de hacer nuevos contactos. Me encanta hablar con los actores jóvenes y primerizos y responder a sus dudas. Me he rodeado de gente que me inspira y eso se ve reflejado en la pantalla.

Por lo afirmado por Hafsia Herzi y lo mostrado en pantalla, se trata de un ejercicio experimental con el riesgo que ello impone, lleno de singularidad; cualidad esta, capaz de cautivar a los grandes certificadores del mejor cine y del emergente como es el caso, según ya lo hizo Cannes.  Recuerda en forma y contenido la frescura de la Nueva Ola Francesa fílmica con personajes libres y osados (aquí la irreverencia es sutil e íntima), y al Neorrealismo Italiano por su carga de sinceridad verídica tomada en la banqueta y territorios circunvecinos.

El poema de Frida

Otras películas en el Festival

Es la oportunidad de ver Orfeo (1950) película de Jean Cocteau basada en un relato mitológico: Eurídice se enamoró de Orfeo y poco después decidieron casarse. Eurídice mure poco después de casarse por culpa de la picadura de una serpiente. Orfeo, consternado por la pérdida, baja al inframundo para rescatarla. Cuando Hades lo quiere impedir Orfeo canta él. Hades se compadece y permite… El resto es mirar la película y apreciar la riqueza de la adaptación acorde a la estética de la modernidad del momento cuando el filme fue realizado, los recursos tecnológicos y trucaje de entonces.

Notas Relacionadas

EPN heredó 2 mil 800 recomendaciones en derechos humanos

PotosiNoticias

#Video No temo por investigación en mi contra: Gabino Morales

PotosíNoticias

TEPJF restituye derechos que Morena le quitó a Alejandro Rojas Díaz

Potosinoticias .com

1 comentario

Cortos franceses sin salir de casa – Potosinoticias.com 1 febrero, 2021 at 10:16 pm

[…] Cine: Mereces un amor (que te quiera despeinada) […]

Responder

Déjanos tu Comentario