Potosinoticias.com
Cultura PORTADA

Ver para Pensar: series inglesas (The Crown)

Federico Anaya Gallardo

Hace dos semanas te decía, lectora, que las fronteras de clase existen, el cinematógrafo las retrata y las-los espectadores tendemos a entender que son infranqueables. Te decía que este tema lo encuentro a cada rato en series inglesas recientes, que recapitulan el periodo 1950-1980: Call the Midwife (2012-2020), The Crown (2016-2021) y Endeavour (2012-2019). Hoy retomo esa otra historia de arriba-abajo, con The Crown.

En el inicio –por ya cuatro temporadas– “La Corona” de Netflix, nos muestra una secuencia de hilos metálicos, dorados, que crecen en medio de la oscuridad. Se enredan sobre sí mismos hasta formar barras y filigranas, de las que surge un aro en el que se van engarzando diamantes … hasta formar la corona imperial británica cuyo orbe coronado por la cruz brilla al final de los títulos. Para quienes nos formamos en la lectura y apreciación cinemática de El Señor de los Anillos, este inicio nos recuerda el verso final de Saurón, inscrito en el Anillo del Poder: …and in the darkness bind them.

Algo más terreno y político sintió el escritor Harry Leslie Smith (1923-2018) cuando vio la primera temporada de The Crown en 2016. Smith era hijo de Lilian Dean y de John Smith, un minero del carbón de Yorkshire. Su hermana mayor murió de tuberculosis durante la Depresión. Piloto de la RAF desde 1941, fue parte de la fuerza británica de ocupación en Alemania luego de 1945. Allí conoció a su mujer, con quien se mudó a Canadá en 1953, luego de ser desmovilizado. Allí criaron juntos a sus tres hijos –el último de los cuales, John Jr (n.1963), es casi mi contemporáneo. Pequeño comerciante, Harry vendía alfombras orientales en Ontario –importadas del Medio Oriente, la URSS y Afganistán. Sólo luego de 1999 –cumplidos los 76 años– se dedicó a escribir sus memorias e historia social. Se volvió un muy leído columnista de The Guardian.

En 2017, Smith declaró: “Soy una de las últimas voces que quedan de una generación de hombres y mujeres que construimos una mejor sociedad para nuestros hijos y nietos. Lo hicimos a partir de los horrores de la segunda guerra mundial y del hambre durante la Gran Depresión. Tristemente, ese mundo que construyó mi generación, basado en la decencia y el juego limpio [decency and fair play] está siendo barrido por el neoliberalismo y la codicia del 1% –lo que ha traído discordia a todo el globo. Hoy, Occidente se enfrenta a la más peligrosa coyuntura desde los 1930s” (obituario en The Guardian, Liga 1.) Su último libro se titula: No dejes que mi pasado sea tu futuro (Icon, 2017).

¿Qué opinaba este último héroe de la serie de Netflix? Un año antes de su muerte, el 8 de Noviembre de 2016, The Guardian publicó su artículo “The Crown’s portrayal of history is an insult to my generation’s struggles”. (Liga 2.) ¿Por qué un insulto? Porque, igual que otras series del estilo, esta serie trata sólo de los pageants (procesiones, fastos) de la nobleza. A Smith le preocupaba que “la historia de mi generación se pierda para mis nietos porque los productores de televisión prefieren anestesiar a las audiencias frente a las cosas difíciles de nuestro pasado. Para ello, usan la idolatría de la aristocracia y la monarquía”.

No se puede decir mejor. Smith agrega: “Por esto me molesta que Netflix haya gastado $130 millones de dólares (£105m) en los [primeros] 10 episodios de The Crown. Estamos ante una biopic sobre la boda de la Reina Elizabeth cuando aún era una princesa en 1947, seguida de su coronación en 1953. Tristemente, la visión de The Crown sobre la Gran Bretaña de la posguerra se limita a la perspectiva de nuestra soberana y de aquéllos pocos que la rodean en su mundillo. Esto es tremendamente injusto con la época, porque aquéllos fueron años en los cuales una marejada socialista levantó todos los barcos. Literal, la Historia se estaba haciendo de abajo-arriba pues, mientras la Princesa Elizabeth se probaba su vestido de bodas los británicos ordinarios estábamos desmantelando mil años de mentalidad feudal y creando el Estado de bienestar”.

Peor, The Crown retrata, nos dice Smith, “a los ricos y nobles como benévolos guardianes de la vida de millones de personas, a quienes protegen con gracia y sabiduría. Fui testigo y actor de esa Historia desde 1923, y puedo decirles que eso no ocurrió así. Millones vivimos vidas de abyección y miseria durante los 1930s, mientras el 1% de nuestra sociedad disfrutaba una opulencia obscena”.

Cierra Smith: “Gracias a la austeridad y al Brexit, Gran Bretaña se ha vuelto una casa dividida contra sí misma. Más que nunca, necesitamos que nuestros grandes cineastas y productores de televisión cuenten historias de nuestro pasado colectivo que reflejen todo sus patetismos y sus portentos”. Los buenos ingleses han seguido el consejo. En mis siguientes kino-reseñas, querida lectora, te recomendaré películas y series en este sentido.

Ligas usadas en este texto:

Liga 1:

https://www.theguardian.com/uk-news/2018/nov/28/harry-leslie-smith-dies-aged-95

Liga 2:

https://www.theguardian.com/commentisfree/2016/nov/08/the-crown-portrayal-of-history-insult-to-my-generations-struggles

Notas Relacionadas

Hasta el momento México reporta 546 muertos por COVID-19

Potosinoticias .com

Descarta AMLO confrontación con SHCP por refinería de Tabasco

PotosíNoticias

Alumnos protestan por altas cuotas de la UASLP

PotosíNoticias

Déjanos tu Comentario