Potosinoticias.com
Opinión

Cabos sueltos

Lidia Juache

Rompiendo lanzas

Con precisión y con la agudeza policiaca que su experiencia en el gabinete federal le concede, el alcalde Enrique Galindo dio los primeros pasos para desmantelar lo que pareciera toda una red que está a punto de terminar en expedientes judiciales en contra de la administración de Xavier Nava.

Con sospecha o conocimiento de causa comenzaron en los primeros días a recabar las pruebas necesarias de manera que pudieran anunciar que las complicidades, malos manejos, desvíos de recursos, tienen nombres y apellidos.

Sin pactos ni complicidades

Las reglas no escritas de la política mexicana dictan… o dictaban… que el antecesor se hacía invisible -mediática y políticamente- a partir del día uno de asumir el poder el sucesor. A cambio, la leyenda dice que se habría sellado así un pacto de inmunidad.

Sin embargo, para el nuevo gobernante del otrora Palacio Episcopal pareciera que ese pacto habría durado muy poco con quien antes de él,  ejerció el poder.

Esta misma semana que ya casi cierra, abrió una primera batalla. Enrique Galindo organizó un despliegue mediático que, desde su anuncio, causó gran expectativa. Con semblante serio y voz firme, flanqueado por su Oficial Mayor, su directora de Recursos Humanos y el “abogado externo” (José Mario de la Garza) como avales del anuncio que vendría: advertir que procederá para que se investiguen los malos manejos que para muchos eran evidentes en la administración municipal

Daño patrimonial y desvío de recursos

Inició así el primer enfrentamiento directo, ya lejos del calor de las campañas y las rivalidades partidistas y procedió a denunciar públicamente -por ahora- el manejo de la nómina que dijo, fue “poco usual”, acaso ilegal.

No parecieron palabras a la ligera, no habría dicho con tal contundencia que hubo “daño patrimonial, desvío de recursos, manejo irregular y poco ético”. Las últimas dos descripciones no ameritarían preocupación legal para los inculpados que resulten, sin embargo, las dos primeras si. No fue poca cosa el señalamiento público contra Xavier Nava y su administración y de acuerdo al anticipo del alcalde, lo mejor está por venir, suponen algunos que ya tendrá listo el expediente para proceder legalmente, de lo contrario, habría sido sólo un anodino golpeteo público que al igual que sus antecesores, utilizan de pretexto para desmarcarse, pintar su raya y luego perderse en el olvido de los expedientes judiciales estancados.

Nube negra

La nube negra del mal augurio persigue a la saliente administración de Xavier Nava y es que esta misma semana cinco policías municipales y quien fuera el titular de esa corporación fueron vinculados a proceso por parte del Juez de Control por el delito de abuso de autoridad ejercido contra la ex oficial del Registro Civil en el verano del 2019.

Y es que la propia ex oficial, Teresa Carrizales, puso el foco en el fondo del problema al pedir que sancionen al ex alcalde como responsable directo del “abuso de autoridad”.

Justicia hídrica…¿Ilusión?

Según la Real Academia de la Legua Española, una de las definiciones de “ilusión” es: Esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo. Así parecen estar miles de potosinos… ilusionados con las promesas bonitas que se oyen al nuevo director de Interapas, José Enrique Torres.

Su pasado reciente promete por lo menos conocimiento del tema, su trabajo en el estado vecino de Guanajuato podría ponernos optimistas, aunque falta revisar el resultado de su desempeño en el cargo que ocupó y que súbitamente dejó.

Ahora viene lo bueno, que cumpla, pero la ilusión entre miles de potosinos que siguen padeciendo la falta de agua, parece asomarse.

Admite lo que los potosinos ya sabemos: problemas estructurales, mala administración, dice que no hay necesidad de deuda para pagar sueldos de fin de año, promete “ciudadanizar” el organismo (habría que ver que entiende por ese concepto), pero sobre todo, ilusiona su indignación frente a lo que muchos han dejado pasar: las constantes fallas de la presa El Realito.

Según sus propios datos, El Realito ha fallado 12 veces en 10 meses ante la mirada indiferente y pasividad cómplice de quienes tenían en sus facultades pedir cuentas acerca de una obra que ilusionó a muchos con resolver la falta de agua en la capital potosina. La justicia hídrica no puede -no debe- esperar más.

Notas Relacionadas

Mesa Revuelta/El regreso de Paco Salazar

Potosinoticias .com

Mesa Revuelta / El desánimo en el PAN

PotosiNoticias

Mesa Revuelta/El volado de la alcaldía capitalina

PotosíNoticias

Déjanos tu Comentario