Potosinoticias.com
Cultura

Ver para Pensar: Gorki el santo

Federico Anaya Gallardo

Te recomendé, lectora, las tres películas que Mark Donskoi hizo a partir de los tres tomos de la autobiografía de Máximo Gorki, nacido Alexéi Peshkov. Evegny Dobrenko, en Stalinist Cinema and the Production of History (Edimburgh University Press, 2008) señala que la trilogía de Donskoi es una hagiografía (vida de santo), pero advierte que el estilo creado por el director soviético es complejo y profundo (pp.151 & ss). De entrada, el mismo Gorki podría ser acusado de haber escrito una “auto-hagiografía”. Pero a Gorki nadie podría acusarlo de falsear su vida. Él era, sin duda alguna, un héroe. Y su decisión consciente de superar el horror social que sufrió y pese a ello seguir creyendo en la humanidad tampoco está falseada. Siempre fue un luchador contra la injusticia. Nunca traicionó el cánon de su autobiografía. (Aquí me ha de regañar Jean Meyer por el affaire del Canal del Mar Blanco. Sobre eso puedes leer a un crítico de Gorki en La Razón, Liga 1. Yo sigo creyendo que Gorki, el amargo, fue congruente.)

Dobrenko nos dice que Gorki “tipologizaba” a sus personajes: el intelectual es el intelectual-tipo, el mercader es el mercader-tipo. Al aplicarse a sí mismo el método, creó un Gorki-tipo: “Alexéi Peshkov fue fijado tipológicamente para los lectores por Gorky escritor” como un representante de “la persona-trabajadora”. Pero, como todos los personajes de las tres novelas autobiográficas, Gorki-tipo tiene muchas facetas. Dice Dobrenko: “al transformarse a sí mismo y a la gente que le rodeaba en personajes de su biografía, los dejó ‘abiertos’ (a veces lindando en el ‘Dostoyevskismo’) subrayando su tendencia a crecer y complejizarse” (Stalinist Cinema, p.152).

Se ha acusado a Donskoi y su versión cinematográfica de la trilogía gorkiana de haber “cerrado” o acartonado a los personajes de los libros. En este sentido, las películas (y no las novelas) crearon un “santo” a partir del personaje-Gorki. Fue Donskoi quien pasó de la biografía a la hagiografía.

En 1971 Chomsky y Foucault debatieron acerca de los valores con que debe construirse una sociedad postcapitalista. (Liga 2.) Chomsky señalaba que la Ley y el orden social no pueden definirse sólo desde el Estado y que, por ejemplo, descarrilar un tren cargado de municiones en camino a Vietnam era un acto éticamente obligatorio e incluso legal (leyendo la Ley en favor de la Justicia). Foucault le preguntó si descarrilar ese tren es “legal” de acuerdo a “una justicia ideal” o porque “la lucha de clases hace ese acto útil y necesario”. Chomsky defendió la idea de “justicia ideal” anclándola en los principios de derechos humanos de la Carta de Naciones Unidas. Foucault se opuso señalando que esa idea de justicia está necesariamente pervertida por los valores y prácticas de la sociedad capitalista, a la cual hay que oponerse sólo en términos de guerra de clases. Para el francés, es imposible saber qué será la “justicia” y la “ley” en una sociedad postcapitalista. Chomsky se opuso a esto: señaló que la idea de justicia actual está influida por la división de clases pero que también nace de “una especie de reflexión [colectiva] hacia conceptos de justicia, dignidad, amor y amabilidad”.

Entre 1917 y 1936, la nueva sociedad que los Soviets estaban creando sobre las ruinas de la Rusia zarista requería modelos para imaginar una nueva humanidad prometida por el discurso socialista. Las y los proletarios habían obtenido el poder y ahora regían sobre la sociedad… Podían y a veces debían usar la violencia (algo que Chomsky aceptaba como necesario en 1971), pero lo hacían porque estaban construyendo una sociedad mejor. ¿A dónde encontraron sus modelos? Precisamente en gente como Gorki. ¡¿Acaso no era él un pequeño, un pobre, un golpeado, un humillado?! ¡¿Acaso no se había elevado sin caer en la tentación del odio, pero sin ser débil ni acomodarse a la sociedad explotadora?! Esa era la intención de Donskoi: mostrar el ejemplo vivo de cómo debe vivir un hombre nuevo.

Y sí, el Gorki de Donskoi parece un santo. Era un santo militante. De los que incendian la realidad.

Ligas usadas en este texto:

Liga 1:

https://www.razon.com.mx/cultura/maximo-gorki-y-el-canal-de-stalin/

Liga 2:

https://www.facebook.com/paris.podemos/videos/1234193890025555/

Notas Relacionadas

Obras inéditas de Leonora Carrington llegan a San Miguel de Allende

Potosinoticias .com

#RevistaLaCorriente Sixto Rodríguez y sus raíces potosinas

PotosiNoticias

Celebraron 25 años de “La dama de negro” en el Teatro de la Paz

PotosíNoticias

Déjanos tu Comentario