Potosinoticias.com
Opinión PORTADA

Mesa Revuelta / El desayuno del pacto sexenal

Javier Padrón

El poderoso sindicato de los patrones potosinos (Coparmex) invitó este viernes a su tradicional desayuno del presidente en turno y expresidentes del organismo, al gobernador electo Ricardo Gallardo Cardona, fue una reunión cordial, de reconocimiento mutuo, del anuncio de una bolsa de 3 mil millones de pesos para el arranque del nuevo gobierno y sobre todo se selló sin hacerlo explícito el pacto sexenal.

La élite empresarial está convencida de que la querella electoral ya fue superada, el fallo del TEPJF lo ven como un mero trámite, y Gallardo Cardona asumirá el poder el próximo 26 de septiembre.

De otra manera no hubieran asistido a dar este espaldarazo en el salón San Miguelito del hotel Fiesta Americana, son quisquillosos, calculadores, no dan pasos en falso, la reproducción del capital les hace desarrollar un agudo olfato político que les permite no dejarse dominar por ideologías partidistas, solo las usan a su conveniencia.

Esta convicción del hecho electoral consumado, se refuerza con el saludo cortés y charla que sostuvo el expresidente de la Coparmex, Gustavo Puente Estrada, suegro del alcalde Xavier Nava, con Gallardo. La fotografía que ilustra esta mesa de viernes de disipación, es elocuente, tendrán diferencias pero no son mayores a la necesidad de establecer una relación de entendimiento entre el nuevo gobierno y el sector privado.

El quórum de la asamblea patronal lo encabezó el exgobernador Teófilo Torres Corzo, “asesor y amigo de la Coparmex”, el presidente Homero Garza Rodarte con sus vicepresidentes y vocales, los expresidentes Carlos Torres Corzo, Jaime Chalita, Federico Díaz Infante, Eduardo Rueda y Manuel González Carrillo, y los presidentes de varias delegaciones municipales.

A Gallardo lo acompañó su virtual secretario Guadalupe Torres; estuvo Arturo Segoviano que también es parte de la Coparmex y se perfila a ocupar la titularidad de la Secretaría de Desarrollo Económico en la próxima administración.

CARRERAS, EN EL CADALSO DE LA PRENSA

Mientras los patrones ungían a Gallardo como su nuevo rey, el gobernador Juan Manuel Carreras reapareció y la prensa lo esperaba con tantas preguntas que se fueron acumulando en una semana de ausencia. El colega Everardo González, del portal Agencia de Noticias, se le plantó con la espada desenvainada, quizá le hizo las preguntas más incómodas del sexenio, si temía caer en la cárcel por la corrupción que se ha detectado en su gobierno, las transas en el Hospital Central, los medicamentos apócrifos, si puede dormir tranquilo con tanta inseguridad y violencia en la entidad…

Carreras hizo un esfuerzo para mantener el control y respondió fiel a su retórica que lo distinguió todo el sexenio, con vaguedades y mentiras. Tal vez en ese momento por fin se dio cuenta que el manejo de su comunicación social fue desastroso y ahora se expresa a plenitud, y su preparación académica y política de poco le sirvió, se va con estigmas de deshonesto e irresponsable.

DESPEDIDA CON BAÑO DE PUEBLO

Otro que se va derrotado y con amargura inocultable, es el alcalde Xavier Nava, soñó con vencer a la gallardía y suceder a Carreras, y rendirá su último informe en la colonia Simón Díaz, donde las desigualdades sociales se palpan como en muchas otras zonas de la ciudad.

Nunca fue popular, con su odio al gallardismo del que abrevó, solo hizo más fuertes a sus rivales, y su administración fue pésima, padece del mismo problema que Carreras, la petulancia sostenida en una supuesta superioridad moral por el origen social o el apellido que, después de todo, terminó manchado.

El cierre de su gestión se ha eclipsado aún más por su encubrimiento hacia el director de Deportes, Ricardo García Rojas Flores (tres apellidos por si uno fallara) acusado de acoso sexual y laboral a dos entrenadoras extranjeras; y las instancias municipales (Puerta Violeta y Derechos Humanos) que deberían protegerlas las revictimizaron, Nava antepuso su amistad y negocios con el funcionario que ya ha sido llamado por la justicia.

EL NUEVO HOSPITAL CENTRAL

Ricardo Gallardo se apersonó sin avisar en el nuevo Hospital Central, la gran obra del sexenio carrerista, y se encontró un edificio vacío, sin equipo, de nada sirvió la buena relación con el Presidente AMLO, las gestiones con el INSABI, si es que la hubo, tampoco; y en las antiguas instalaciones, la desolación, los jefes de departamento ausentes, salieron al quite algunos médicos, enfermeras y pasantes de medicina para dar testimonio de la realidad que se maquilló con boletines de prensa.

Notas Relacionadas

Fiscalía captura a presunto homicida en Rayón

Potosinoticias .com

Sonia culpa al diputado Edson de revés a la Ley Electoral

PotosíNoticias

Atacan a elementos policiales en Cárdenas; uno de ellos resultó herido

Potosí Noticias

Déjanos tu Comentario